Cuando es irresistible la atracción a la comida

Comida chatarra. (Foto: BBC)
Comida chatarra. (Foto: BBC)

La mayoría de las personas obesas o con sobrepeso corporal alcanzan esa condición por su irresistible atracción por la comida, casi siempre la llamada comida chatarra.

Y mantenerse con un peso excesivo y a veces exagerado no es solo una cuestión de estética sino también de salud, pues las libras sobrantes son un factor de riesgo para enfermedades como la hipertensión arterial, los trastornos de las grasas de la sangre, la acumulación de excesiva grasa en el hígado, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares o el cáncer.

Sus características

Los comelones se concentran demasiado en la comida, lo que a veces a veces puede llegar a convertirse en un verdadero trastorno alimenticio con un pensamiento fijo y obsesivo solo en sus próximos platos. Son pensamientos y comportamientos severos, persistentes y poco saludables sobre los alimentos, trayendo como resultado comer mucho y mal.

Después a lamentarse por sus problemas de salud, complicar su vida y la de su familia e incluso sobrevenirle la muerte en edades tempranas debido a que ya se encuentra afectada la capacidad del cuerpo para obtener una nutrición adecuada, en vez de mantenerse saludable con una gran expectativa de vida rodeados de sus familiares más queridos, satisfechos de contar con tan saludable longevo gracias a su saludable nutrición, ejemplo para las sucesivas generaciones.

Sensaciones mentales de los comelones

¿Cómo se siente después de comer? ¿Satisfecho? ¿Muy lleno? ¿O tal vez incluso culpable? Porque un atracón no es solo comer en exceso. También se experimenta una sensación de pérdida de control. Se comienzas a comer y se siente que ya no se puede parar de hacerlo. Se come mucho más que hasta estar llenos y frecuentemente ingieren comidas hasta que se sienten incluso muy incómodos. Después, generalmente son invadidos por sentimientos de culpa, vergüenza y angustia.

Comer demasiado, con demasiada frecuencia e ingerir comidas de mala calidad por ser muy ricas en calorías y muy bajas en nutrientes, es el lógico camino al aumento de peso e incluso a la temible obesidad.

Un comienzo infeliz

Un trastorno alimenticio como es acostumbrarse a los atracones puede desarrollarse en cualquier persona, con cualquier peso corporal y en cualquier momento, pero a menudo comienzan en los años de adolescentes o en adultos jóvenes.

En esta conducta tan poco saludable influye la herencia, el ambiente gastronómico en la casa o en el medio, la poca cultura nutricional, el nivel educacional así como la salud mental y emocional.

Muchas personas acostumbradas a las grandes y malas comidas pueden pensar que no necesitan tratamiento y es cuando los más sensatos de la familia y hasta los más cercanos y buenos amigos pueden ser muy útiles al expresar preocupación y dar buenos consejos.

Arrepentimiento con solución

Cuando el comelón reflexiona debido al apoyo de quienes lo rodean y se decide a modificar sus estilos de vida en cuanto a la comidas, los planes de tratamiento se adaptan a las necesidades individuales. Bajo ningún concepto debe escuchar consejos callejeros sobre lo que debe comer o tomar.

Debe asistir a un centro especializado en técnicas para la reducción del peso corporal para recibir asesoramiento nutricional ofrecido por especialistas y poco a poco aprender y adaptarse a los hábitos alimenticios más saludables y así prevendrá complicaciones, muchas de ellas graves.
……………………………………………………….
M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández
Master en Ciencias y Profesor Consultante
Jefe del Servicio de Endocrinología
Hospital Docente Dr. Salvador Allende
La Habana – Cuba

 

moda/rm

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − dieciseis =