Seducidos por los libros

Magda Alonso, librera de Ciego de Ávila. Foto: Dunia Álvarez Palacios

Para compartirles a esos seres imprescindibles que habitan las librerías, las consideraciones personales de un poeta en torno a esa materia que solo ellos pueden “fabricar”, se llegó Roberto Manzano hasta el Salón Profesional del Libro, en La Cabaña, donde sesionó por dos días el Taller Nacional del Librero, un espacio en el que se abordaron diversas temáticas de interés común.

Entre otros tópicos, el taller brindó espacio a escritores laureados con el premio del lector –los del presente año serán entregados este viernes en la sala Guillén de La Cabaña–, y debatió sobre el adecuado tratamiento que se le debe dar a los libros de lento movimiento comercial en las librerías. La comparecencia de Manzano en esos predios resultó un momento especial, a juzgar por la detallada atención de los presentes.

El orador aludió a aspectos generales de la poesía y la cultura poética, se refirió al afán conseguido por el neoliberalismo de destruir el concepto de lo popular y convertir al pueblo en masa; y a la obsesión de muchos artistas por llevar su arte al audiovisual, lo que atenta contra el libro y expulsa a la poesía, que es lectura detenida y paciente. Contra no pocos “vaciamientos”, entre ellos la insensibilidad, tiene que luchar el librero, explicó, y consideró que habría que universalizar la sensibilidad de la fraternidad. 

El poeta prefirió ofrecer un testimonio, “porque el librero a veces no tiene el roce entrañable que tiene que tener con el autor”; y les aconsejó que cuando tengan un libro de poesía en la mano y se lo vayan a adelantar a alguna persona, es preciso pararse un minuto y preguntarse a sí mismo si gustó, si conmovió, “y si en ese examen rápido usted sale desaprobado, recoja la mano y ponga el libro en el estante otra vez. Porque hay una energía que se comunica y es la de la convicción, la del conocimiento profundo”.

El librero no es un vendedor, es un promotor; y un promotor no es el que cobra los diez pesos que vale el libro, sino un pro-motor, es decir, alguien que está a favor de un movimiento y ese movimiento es el del libro; que no es cualquier cosa, es un arca espiritual, es un depósito de cultura.

Para cerrar, comparó al librero con un maestro; y dijo que, como este, es algo

extraordinario en la sociedad, que cumple un papel increíble, el de educar continuamente; y si es bueno va a las escuelas, a la calle, sale con la buena nueva; y recorre un tramo espiritual que es el de la cultura poética.

Presentes en la charla se encontraban libreros destacados de todo el país. Granma conversó con tres mujeres que ejercen el oficio.

Administradora de la librería Pequeño Príncipe, de la occidental provincia de Pinar del Río, es Marta Caridad Hernández: “Yo siento que tengo que darle promoción a mi literatura”, dice; remarcando con el posesivo su sentido de pertenencia. “Cuando voy a vender para las escuelas hablo con los niños. Trato de que les gusten los libros. Pero para eso tengo que saber lo que hay en ellos. Me compran mucho y veo que les causa alegría. Veo la utilidad de mi trabajo y eso me da mucho gusto”, refiere. 

Marta Rafaela Sariol es la administradora de la librería 19 de Diciembre, de Jiguaní, en la oriental provincia de Granma. Nos cuenta del vínculo de su establecimiento con las escuelas: “No me puedo leer todos los libros; pero sí conozco las sinopsis, porque tengo que estar preparada para que el usuario salga complacido. Y si no tengo el que me pide, le recomiendo otro parecido”; comenta.

También con orgullo habla Magda Alonso: “Mi librería está ubicada en el municipio de Venezuela, en Ciego de Ávila. Orientamos a las personas y vamos a las escuelas, al hogar materno y a la casa de los abuelos. También llegamos a las comunidades de difícil acceso. Vamos con mochila y en bicicleta, pero nos hace sentir bien que la gente nos espere”; afirma. “Lo que hacemos es trabajar por el país para crear el hábito de la lectura y echar adelante nuestra cultura”, concluye. 

Madeleine Sautié / Tomado de Granma

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

siete + nueve =