Desayune en casa para evitar la obesidad

Desayuno saludable. (Foto: Mejor con salud)
Desayuno saludable. (Foto: Mejor con salud)

En épocas pasadas no se desayunaba sino en la casa. Hacerlo fuera del hogar como en una cafetería o restaurant, era algo excepcional.

Pero recientemente se realizó una encuesta sobre hábitos de alimentación y autopercepción de la obesidad, llevada a cabo por la Sociedad Española de Obesidad. En ella se obtienen resultados preocupantes y que pueden reproducirse en cualquier otro país.

Los resultados

De las mil 200 de personas encuestadas el 77 por ciento reconoce desayunar fuera de la casa, o por lo menos comer una vez al día en un sitio ajeno al hogar.

Por esta vía se pudo comprobar cómo desayunar fuera de casa incrementa en un 17,8 por ciento el riesgo de padecer de obesidad. Por otra parte, el 5,7 por ciento de las personas obesas desayunan en cafeterías o restaurantes.

El 63 por ciento de personas realiza diariamente alguna de las tres comidas habituales en lugares ajenos al hogar y el 77 por ciento de los encuestados no consume verduras o ensalada como plato principal y muy escasas veces como plato acompañante.

Las cifras aumentan cuando se trata de personas obesas frente a los de peso normal; solo un 20 por ciento de los primeros incluye verdura o ensalada como comida principal frente al 30 del segundo grupo. Y como plato acompañante, lo consume solo un 15 por ciento de obesos frente al 40 por ciento de los de peso normal.

El postre: bueno o malo

Cuando se analizó el postre, el 40 por ciento de personas con obesidad o sobrepeso seleccionaron un dulce, por solo el 25 por ciento los de peso normal. La fruta solo la consumen el ocho por ciento de obesos; no obstante es consumida por el 20 por ciento de aquellos con peso normal.

O sea, un 80 por ciento de los obesos no escogen verduras o ensaladas como plato principal, y un 40 por ciento sí se decide por el dulce como postre.

Genética ¿O malos hábitos adquiridos?

En los últimos años se han producido hechos capaces de modificar el patrón hasta ahora aceptado y capaces de modificar los factores de riesgo tradicionales, muy relacionados con la genética.

Además de los aspectos económicos, influyen los sociales, los familiares y los comportamentales en relación al peso corporal. De hecho, solo el 52 por ciento de los encuestados tiene familiares con obesidad, pero el 40 por ciento se relaciona con amigos obesos. El medio social y familiar son elementos decisivos. Si tú eres obeso es muy probable que tu hijo también lo sea en un 12 por ciento de los casos.

Pero tener un amigo obeso eleva el riesgo de padecer obesidad en un 13 por ciento, por la adquisición de hábitos favorecedores de obesidad. En la encuesta referida, un 63 por ciento de los obesos dice tener amigos también obesos, lo que demuestra cómo los hábitos adquiridos tienen tanto o más peso en relación a la propia genética.

Se estima en un dos por ciento la población española diagnosticada con obesidad. Sin embargo, más del 50 por ciento de estos no aceptan tener esta enfermedad, de igual forma el 70 por ciento de las personas que tienen sobrepeso consideran que están bien o incluso delgadas.

Además, la obesidad al no percibirse como una enfermedad conlleva a no buscar ayuda médica, demorando el diagnóstico y el tratamiento. Por eso esta enfermedad puede convertirse en crónica y eso es muy peligroso.

Recuerde que un desayuno saludable consta de una fruta, un lácteo descremado y un cereal integral, a los que se puede incorporar un proteína, siempre que sea de las saludables.
……………………………………………………

M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández
Master en Ciencias y Profesor Consultante
Jefe del Servicio de Endocrinología
Hospital Docente Dr. Salvador Allende
La Habana – Cuba

moda/rm

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 − 3 =