Una Medusa que atrapa

 

Se llama Medusa y su relación con el mundo marino del que toma su nombre, solo está dado por el hecho de que ese mítico animal siempre está en movimiento, en constante evolución.

En este caso nos referimos a un proyecto cubano vinculado al universo de la moda, en general, y del buen vestir, en particular. El Proyecto Medusa es de la creadora Jeniffer Yáñez, joven y muy talentosa artista habanera que desarrolla un vestuario fresco, de vanguardia. Su quehacer si bien sigue las tendencias actuales van combinadas con las raíces identitarias de nuestra cultura.

Precisa esta muchacha, graduada de Artes Plásticas, que  “nuestra línea principal de trabajo es la ropa transformable, de ahí la denominación de Medusa, dada su movilidad, el cambio, la variación. Apostamos por prendas cómodas, fáciles de llevar, capaces de ser cambiadas con tan solo un frunce, una banda, una pieza puede dar lugar a distintos diseños”.

Por cierto, este es, sin discusión alguna, uo de los rasgos distintivos de Medusa que conquistan el favor del público.

En paralelo, Jeniffer desarrolla una línea de vestir estándar donde juega con la limpieza de las líneas, el inteligente empleo de los colores enteros y los estampados, a los que suma cortes bien atrevidos y otros detalles que ennoblecen sus confecciones. A ellos incorpora accesorios atrevidos en los cuales combina materiales como la madera y el metal.

Ahora, si a usted le preguntasen acerca de medusa podrá decir que se trata de un animal marino también conocido como aguamala, malaguas o aguavivas; pero que también es un proyecto de bien vestir con un inconfundible sello de cubanía.

 

 

Lucía Sanz Araujo/Tomado de Radio Rebelde

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =