Política genocida del bloqueo imperialista a Cuba

Foto: Internet

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por el gobierno de Estados Unidos desde hace cerca de seis décadas se recrudece cada año con el pérfido objetivo de doblegar al pueblo revolucionario y su proyecto político socialista.

No escapa a esa manifestación de odio ninguna esfera de la sociedad cubana; afecta a  la economía, y por ende a los diferentes sectores, entre ellos algunos de alta sensibilidad para el bien público, como la salud y la educación, que en Cuba son universales y gratuitas, el transporte y la cultura. Ningún actor de la sociedad isleña escapa a la crueldad de las administraciones norteamericanas.

No hay dudas de que es el pueblo quien más sufre las privaciones derivadas de la inhumana medida. Es EE.UU. el que impide la llegada a Cuba de medicamentos fundamentales para la vida, alimentos, equipos agrícolas, implementos educativos, aparatos para discapacitados, entre otros significativos motores de impulso de la sociedad.

Es la mayor potencia mundial la que impide la entrada normal de combustible a la isla en un intento de paralizarla, la que niega permisos a sus ciudadanos para viajar a Cuba, la que intenta asfixiar a la población de mayoría revolucionaria. Incluidos sus niños y sus ancianos, los sectores más vulnerables y protegidos por la sociedad.

El bloqueo, recrudecido bajo el gobierno del derechista presidente Donald Trump hasta límites inhumanos, constituye por tanto el principal freno al desarrollo integral del país, que se ve obligado a importar bienes desde lugares muy alejados de la isla, con precios superiores.

Según el informe que presentará Cuba los próximos días 6 y 7 en la ONU, dado a conocer en La Habana por el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, desde  abril de 2018 hasta marzo de 2019, el reforzamiento del bloqueo sigue siendo el eje central de la política de Trump hacia Cuba, con efectos cada vez más notables en su aplicación extraterritorial.

Esta será la vigésima octava ocasión consecutiva que Cuba presentará ante la Asamblea General de la ONU el proyecto de Resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”. La votación ha sido una reiterada victoria del pueblo cubano y su diplomacia.

El informe de este año evidencia que el bloqueo continúa interfiriendo en el desarrollo de todas las potencialidades de la economía cubana, en la implementación del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social del país, así como en la consecución de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible.

A 922 mil 630 millones dólares ascienden los daños acumulados a Cuba por la aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos durante casi 60 años, y como en años anteriores, deberá ser repudiado por un alto número de diplomáticos en la Asamblea General.

El significativo impacto negativo de la aplicación de las medidas adoptadas recientemente por EE.UU. para recrudecer el bloqueo contra Cuba no está contabilizado en el presente informe, por exceder el cierre del periodo analizado.

Desde abril de 2018 hasta marzo de 2019, la extrema medida ha causado pérdidas a Cuba en el orden de los 4 mil 343, 6 millones de dólares.

moda/rm

Impactos: 7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + nueve =