Crónicas a La Habana en la pluma de la autora cubana Katiuska Blanco

Katiuska Blanco. (Foto: PL)
Katiuska Blanco. (Foto: PL)

La capital de Cuba como epicentro de sus crónicas asoma en el texto Desde mi Habana, de la periodista Katiuska Blanco, que fue presentada este martes en la Casa del Alba Cultural. Bajo el sello de la casa editorial Verde Olivo, la obra fue lanzada a propósito del medio milenio de esta ciudad.

La autora revela, desde las coordenadas de la urbe caribeña, sus múltiples vivencias en más de 30 crónicas que abordan su paso por las calles habaneras a las cuales rebautiza, su quehacer reporteril en tierras venezolanas durante la misión Milagro, o las impresiones como corresponsal de guerra en Angola.

Con ilustraciones del artista cubano Ernesto Rancaño, el volumen expone las dotes de cronista de la escritora, quien es fiel testigo de su tiempo y la historia nacional, con una prolífica obra investigativa sobre la vida del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

Esta colección contempla el espíritu de Fidel y Hugo Chávez yendo del monte a la Plaza, porque ambos lucharon para llegar a cambiar la vida de nuestros pueblos, reconoció Blanco, merecedora del sello Conmemorativo 60 Aniversario de la Revista Verde Olivo.

Desde mi Habana. (Foto: PL)
Desde mi Habana. (Foto: PL)

Escrito desde La Habana, y por ella, en su prosa emergen figuras distinguidas de la literatura y el arte como el Héroe Nacional, José Martí, los escritores Alejo Carpentier y Fina García, el pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín o el bailaor español Antonio Gades.

Desde mi Habana descubre a seres humanos extraordinarios como el poeta Neruda y el escritor Volodia Teitelboim, especialmente, me alegra que mi libro los haya recordado, cuando en estos días el pueblo chileno está volcado a las calles luchando por sus derechos, afirmó en declaraciones a Prensa Latina.

Hay muchas historias en este libro, nacido desde el sentimiento profundo, y lo dediqué al periodista Guillermo Cabrera Álvarez, que era habitante ilustre de esta urbe, y al historiador Eusebio Leal, cuyo trabajo incansable resume la labor de tantos y, asimismo, impulsó que La Habana luzca todo su esplendor en estos 500 años.

A su juicio, la evocación a la capital de todos los cubanos surgió del alma, porque nací en esta ciudad, he pasado por muchos de sus barrios y me conmueven sus columnas, sus historias; pero, sobre todo, su gente cuya sensibilidad humana permanece a flor de piel, aun en los tiempos ásperos del Período Especial.

Tengo otras personas a las que dedico también mi sentimiento, como mi madre y mi abuelo. Ambos fueron personas muy identificadas con esta capital y con la historia de Cuba: ella, como maestra voluntaria en las montañas de la Sierra Maestra y él, participó en la lucha contra bandidos en el Escambray, rememoró Blanco.

Otros personajes muy cercanos tienen presencia en su cuaderno. No solo los vivos, también los que ya no están, en especial, una hermana mía, quien sobrevuela mis historias e inspira todo lo que escribo sobre la ciudad, creo es la primera vez que lo afirmo.

A la presentación asistieron Ricardo Ronquillo Bello, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba; Betsy Navarro, presidenta de la Casa del Alba Cultural y Rigoberto Santiesteban Reina, director de la editorial Verde Olivo.

Tomado de Prensa Latina

 

moda/rm

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 5 =