Cine sueco en La Habana

Organizado por la Embajada de Suecia en Cuba, la Cinemateca de Cuba y el ICAIC, tiene lugar la vigésima edición de encuentro con la cinematografía sueca.

Con la presentación del filme Conociendo a Astrid en el cine 23 y 12 de esta capital se inició ayer la vigésima edición de la Semana de Cine Sueco en La Habana.

Organizado por la Embajada de Suecia en Cuba, la Cinemateca de Cuba, el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) y con el apoyo del Ministerio de Cultura, la Fábrica de Arte Cubano y la Galería Taller Gorría, el evento se ha convertido en un necesario espacio para la visualización del cine más reciente gestado en el país.

Con el cine como propuesta fundamental, la Semana de Cine Sueco reserva para los amantes de la cinematografía de este país, la presentación durante los días del 2 al 6 de octubre, de cinco obras que exponen los rumbos del audiovisual que se produce actualmente en Suecia.

Desde la propuesta escogida para la apertura de la Semana, Conociendo a Astrid (Pernille Fischer Christensen, 2018), que nos revela una parte de la vida de Astrid Lindgren. Inspirada en su vida, la cinta recrea la forma en que una joven sumida en la educación religiosa y las conductas de la época logró romper esos vínculos y luchar por sus propias aspiraciones personales y profesionales.

Para hoy jueves se reserva la proyección de Aficionados (Gabriela Pichler, 2018) una película que desde una perspectiva rural pone en el tapete temas como la esperanza, la necesidad de mejores trabajos por parte de los habitantes de un pequeño poblado llamado Lafors.

Mientras que este viernes, los espectadores que asistan a la sede de la Cinemateca de Cuba, podrán apreciar En lo alto del cielo (Petter Lennstrand, 2018). Esta historia surge a partir de un equívoco y se desencadena una serie de sucesos que conducen hasta lo más alto del cielo, pues los residentes en este centro de reciclaje se encuentran enfrascados en la construcción de un cohete espacial.

Más allá de nuestros sueños (Rojda Sekersoz, 2017) ocupará la tanda sabatina y para el cierre de esta Semana de Cine Sueco en La Habana, los organizadores han colocado el filme Goliat (Peter Gronlund, 2018).

Además de la programación cinematográfica, la Semana incluye la inauguración de la exposición fotográfica Emociones y sentimientos, en la Galería Taller Gorría; las pinturas de Ola Kalnins y la dedicada a la ciudad de La Habana, urbe próxima a celebrar sus primeros cinco siglos de existencia, titulada Luz de La Habana.

Impactos: 11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 4 =