Frank País, un patriota cabal

Por: Rosa Pérez López

Sólo 23 tenía al caer abatido por las balas aquel joven de sonrisa noble y mirada soñadora, que naciera en Santiago de Cuba un 7 de diciembre, como si desde el comienzo de su vida estuviera haciéndole a la Patria la promesa de ofrendarle toda su nobleza y sus mejores sueños. Porque la fortuita circunstancia del lugar y el momento de nacer representó para Frank Isaac País García un ineludible compromiso, pues no por gusto se nace en una tierra tan indómita, justamente en la fecha que señala la caída en combate del general Antonio.

No podía ser otra la estirpe indomable del casi adolescente santiaguero que tras el asalto al cuartel Moncada recorrió palmo a palmo su ciudad en el afán de encontrar a los sobrevivientes de la heroica acción para ofrecerles protección y ayuda.  El mismo Frank que elaboró un plan para rescatar a los moncadistas presos en la Cárcel de Boniato, sin disponer siquiera de los recursos necesarios para llevar a vías de hecho tan arriesgada acción.

El patriota cabal que un año después de los sucesos del 26 de julio fundó la organización revolucionaria Acción Liberadora Nacional, para propugnar la lucha armada como única solución a los sufrimientos de Cuba. El fundador de Acción Revolucionaria Oriental y más tarde militante de Acción Nacional Revolucionaria. El mismo Frank que fue detenido en 1955 a causa de sus actividades clandestinas, sin que el Tribunal de Urgencias de Santiago de Cuba pudiera probar su culpabilidad.

Tal era la fibra de aquel infatigable batallador y tan decisivo su compromiso con la liberación de su país, que para asumir la jefatura nacional de Acción y Sabotaje del 26 de Julio y organizar el levantamiento del 30 de noviembre en Santiago de Cuba en apoyo al desembarco de los expedicionarios del Granma, depuso su vocación de educador y renunció a su puesto de maestro.

Ese Frank País que una vez establecido un pequeño núcleo guerrillero en la Sierra Maestra, se apresuró a garantizar el necesario suministro de armas, medicinas y hombres que permitiera la supervivencia y posterior desarrollo del incipiente Ejército Rebelde. Y hacia la serranía marchó en los más difíciles momentos de la lucha guerrillera para coordinar con Fidel el apoyo desde el llano y guiar al norteamericano Herbert Matthews: el primer periodista que entrevistaría en las montañas del oriente cubano al líder de la revolución.

Exactamente un mes había transcurrido desde la muerte de su hermano Josué, cuando el 30 de julio de 1957 Frank País caía mortalmente herido en una calle de su Santiago: la heroica ciudad que sin temor a las represalias de la soldadesca se desbordó puertas afuera para acompañarlo en su tránsito final hacia la inmortalidad, como si aquella valerosa multitud también estuviera haciéndole a la Patria una promesa que se cumpliría definitivamente el primero de enero de 1959.

 

 

 

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve + 2 =