Homenaje a La Habana

Por: Rubén Ricardo Infante

 La galería Collage Habana expuso la muestra Tres tristes tigres, donde se agrupan visiones de la ciudad.

Las piezas de los artistas Douglas Pérez, Luis E. Camejo y Kelvin López se agrupan en una sola muestra para exponer diferentes visiones de/sobre la ciudad. Cada uno desde su perspectiva, cada uno desde la libertad que representar el espacio urbano le otorga. La exposición la hacen llamar Tres tristes tigres y de esta forma también recuerdan una de las principales obras que describe la ciudad: la novela homónina de Guillermo Cabrera Infante.

La muestra, pequeña en su composición, es amplia en los discursos que detenta. Cada artista ha fragmentado el espacio citadino y se ha apropiado de aquellos sitios de su preferencia. En Camejo es recurrente la manipulación de lo que pudieran ser postales turísticas de la urbe, con sus carros de los años 50, salpicados por las olas que traspasan el malecón habanero.

Cuando observaba las piezas de Camejo me venían a la mente fragmentos del libro referido, uno de ellos podría ser el punto de partida para estas obras.

El Malecón pasaba por debajo del auto hecho un plano de asfalto, a los lados en forma de casa picadas por el salitre y el muro inacabable y arriba por los cielos nublados y parte nublados y el sol que bajaba incoerciblemente, como Ícaro, hacia el mar. (p. 331)

En Kelvin, se vuelve la mirada sobre aquellas viviendas que florecieron en el ambiente de la ciudad durante los años 50, podría ser una coincidencia temporal o un rasgo de la nostalgia por una época pasada.

Mientras que Douglas proyecta la ciudad hacia un tiempo futuro, de alguna manera se articulan esas tres líneas del tiempo al jugar con el pasado, el presente y el futuro.

La tríada permite hacernos una idea de la ciudad en tres tiempos. La Habana como ciudad ha sido pintada, cantada, celebrada por quienes la habitamos y la visitan y se sostiene en el tiempo como una ciudad que siempre espera.

Con curaduría de Miriam P. Casanellas, especialista del Fondo Cubano de Bienes Culturales, Tres… constituye otro homenaje de la empresa a la ciudad en el medio milenio de su fundación.

En las palabras de presentación a la muestra Ivan Camejo afirma: “Es esta muestra, más allá del tiempo, la ciudad es buscada en sí misma, en su propio espacio, en los fragmentos que la integran, algunos de esos fragmentos somos nosotros”.

Como mismo sucede en la novela, en la muestra está la imagen de la ciudad, sus calles, sus ángulos y esos sitios que la memoria recuerda como los memorables.

 

 

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + uno =