Iniciará Trump este fin de semana su campaña de deportaciones de inmigrantes ilegales

El gobierno de Donald Trump lanzará este fin de semana una operación para deportar a migrantes irregulares en al menos diez ciudades.

La campaña coincide con el debate en el Congreso y la opinión pública sobre el tratamiento que sufren los extranjeros detenidos, y cuando Trump ha convertido la inmigración irregular en línea discursiva central de su campaña para la reelección en el 2020.

Trump anunció en junio que deportaría a millones de extranjeros ilegales, pero pospuso el inicio de esa ofensiva después de conversar por teléfono con la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y en medio de un debate legislativo para aprobar un paquete de ayuda fronteriza de cuatro mil 600 millones de dólares.

Además, se habían filtrado detalles de las redadas, lo que causó preocupación entre las autoridades por la seguridad de los agentes del Servicio de Inmigración.
Según lo previsto entonces, el operativo estaría dirigido contra personas con órdenes finales de deportación, decididas por jueces en 10 grandes ciudades, incluyendo Chicago, Los Ángeles, Nueva York y Miami.

Pero el diario The New York Times advirtió que las detenciones de este fin de semana podrían incluir expulsiones colaterales, es decir, afectar a otros inmigrantes que se encuentren en los lugares donde intervengan las autoridades.

Los demócratas denunciaron que esos planes amenazan potencialmente a personas que viven desde hace años en Estados Unidos y cuyas familias incluyen en muchos casos a hijos estadounidenses.

El instituto independiente Pew Research Center estimó que en Estados Unidos hay cerca de 10 millones quinientos mil inmigrantes indocumentados, de los cuales unos seis millones llevan más de 10 años en el país.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), presentó desde el jueves una demanda preventiva ante una corte federal en Nueva York, con el fin de proteger a los solicitantes de asilo.

ACLU alegó que miles de migrantes que huyen de la violencia en El Salvador, Guatemala y Honduras no recibieron una oportunidad justa de recibir asilo y ahora se les ordenará que salgan del país.

Mientras, activistas de varias organizaciones no gubernamentales reforzaron sus preparativos en contra de las redadas, al repartir guías en las que detallan los derechos de los inmigrantes e información sobre líneas telefónicas de ayuda.

Desde que Trump asumió la presidencia, los activistas han incrementado la capacitación de los inmigrantes en cuando a sus derechos, recordándoles que, sin importar su estatus migratorio, pueden guardar silencio y solicitar a las autoridades los documentos indicados.

También han explicado que los inmigrantes a menudo pueden evitar su arresto simplemente negándose a abrirles la puerta a los agentes, quienes necesitan permiso para ingresar a propiedades privadas.

Como parte de las acciones opositoras contra las deportaciones planeadas para este fin de semana, se programaron vigilias en las afueras de los centros de detención en cientos de lugares, así como protestas en Miami y Chicago, este sábado.

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + seis =