A propósito del Patrimonio Musical Egrem

La Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales EGREM ya cumplió sus 55 años de fundada y no puede haber mejor agasajo para la entidad

Ana Margarita Sánchez Soler
asanchez@enet.cu

La música cubana posee un valor inestimable para los que habitamos esta Isla y para quienes en la distancia han establecido conexiones con sus melodías por motivos insospechados.

Aunque existen otras manifestaciones de gran trascendencia en la nación cubana, es indudable que la sonora en sus amplísimas variantes tiene especial connotación debido a los procesos legítimos y raigales que sustentan esa diversaidad.

La confluencia de dos patrones rítmicos fundamentales: el africano y el hispano ha permitido que la mezcla como esencia de nuestra identidad haya enriquecido buena parte de la producción musical cubana de todos los tiempos.

Preservar esas esencias propias de cubanidad expresadas en instrumentos y voces es una responsabilidad gigantesca que afortunadamente las instituciones culturales cubanas asumen con ahínco.

El Consejo Nacional de Patrimonio Cultural (CNPC) es la entidad rectora en lo que a la salvaguarda de elementos con valor patrimonial se refiere, y en consecuencia con su función ha puesto durante este 2019 especial énfasis en la tradición musical cubana.

El CNPC declaró al finalizar el mes de marzo que las Colecciones musicales del archivo de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales, EGREM, se convertían en Patrimonio Cultural de la Nación Cubana; noticia que fue acogida con mucho agrado por músicos, instituciones culturales y los cubanos en general.

La sensación mayoritaria parecía ser de agrado y no de sorpresa porque las decisón era de una coherencia total, tratándose de uno de los reservorios de grabaciones con mayor cantidad de información cuya valía radica no solo en su extensión, sino también en su calidad artística y buen grado de conservación.

La memoria de un país es el mapa para la posteridad y la garantía del respeto a procesos culturales y obras que han sido pilares o constituyen referentes fundamentales del quehacer por venir en el ámbito del arte, el pensamiento y la creación. Es por ello que estas Colecciones musicales de la EGREM suponen desde su nueva denominación un hecho trascendental.

La Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales EGREM ya cumplió sus 55 años de fundada y no puede haber mejor agasajo para la entidad; y quienes han tenido el honor de grabar en sus estudios que esta distinción otorgada a la obra allí contenida, una marca de tiempo hecha a base de notas.

El Patrimonio Cultural de la Nación Cubana merecía incluir en su rica selección este compendio de nuestra música donde habitan la rumba, el bolero, la guaracha, el guaguancó, el mambo, la timba, el danzón y muchas otras sonoridades que integran la banda sonora de Cuba.

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 2 =