Otra vez, Girón

La defensa de la soberanía cubana y rápida derrota de los mercenarios hace 58 años, encuentra nuevos escenarios de combate por la victoria

Bryanna Susuma Espinosa. (Foto: Ricardo Gómez Rodríguez)
Bryanna Susuma Espinosa. (Foto: Ricardo Gómez Rodríguez)

Por: Ricardo Gómez Rodríguez (rrgomez@enet.cu)

Cada mañana el pueblo cubano se levanta con un nuevo empeño, otra gesta por vencer.

Desde el primero de enero de 1959, como predijo Fidel Castro, todo ha sido más difícil.

Sabotajes, agresiones, atentados, bloqueos económicos y comerciales, fueron la respuesta del poderoso imperio norteamericano, ante la decisión de gente humilde de esta Isla de conquistar toda la libertad posible, toda la dignidad, toda la equidad permisible.

Por estos días se cumplen 58 años del ataque de mercenarios adiestrados por los Estados Unidos a las arenas de Playa Girón, quienes antes bombardearon tres aeropuertos en el occidente del país, con el fin de diezmar las escasas fuerzas de la naciente Revolución.

Precisamente en esta fecha sube la escalada de amenazas del Gobierno de Trump, empeñado en asfixiar desde el punto de vista económico y a partir de medidas arbitrarias como la aplicación del Título Tres de la Ley Helms Burton, destinado a exacerbar intereses de ciudadanos norteamericanos por reclamar propiedades pertenecientes a sus familias antes de 1959.

Son nuevas agresiones, otros intentos por desestabilizar el desarrollo de Cuba, que ahora traza pautas económicas y sociales que apunten hacia una sociedad más justa y sostenible.

El presidente, Miguel Díaz Canel Bermúdez, por estos días en dos momentos diferentes expresó que esta Isla sigue confiando en sus fuerzas y en su dignidad. Posteriormente manifestó que en Cuba solo mandan los cubanos.

Respuesta a un imperio que trata de ahogar a un pueblo y a la vez lo culpa de vicisitudes, inventando mentiras como los supuestos ataques acústicos a personal diplomático norteamericano en La Habana.

Estamos ante otro Girón, ante otra tentativa por arrebatarnos la libertad, la tranquilidad ciudadana, el derecho a ayudar con lo poco que tenemos a otras naciones del mundo.

Pero esas acciones tropiezan contra una muralla de unidad, contra el simbolismo de una bandera cubana levantada por una niña llamada Bryanna Susuma Espinosa, quien con solo siete años, saltaba inquieta entre la multitud de los presentes en el acto nacional por los 58 años de la proclamación del carácter socialista de la Revolución, el cual tuvo lugar hace pocas jornadas en la céntrica esquina de 23 y 12, del Vedado capitalino.

Las provocaciones enemigas tropiezan contra los pechos repletos de medallas que hablan de la heroicidad de combatientes anónimos, protagonistas de la epopeya de Girón.

Acto en La Habana por aniversario de proclamación de carácter Socialista de la Revolución. (Foto: Ricardo Gómez Rodríguez)
Acto en La Habana por aniversario de proclamación de carácter Socialista de la Revolución. (Foto: Ricardo Gómez Rodríguez)

De hombres como Rolando Hernández, quien con 17 años empuñó una ametralladora en la zona de Playa Larga, o Silvio Delgado, artillero antiaéreo en el entonces central Covadonga y luego soldado internacionalista en Argelia y Angola.

Seres humildes que conocimos por estos días cuando el pueblo rememora la enérgica actuación pública para aplastar a los mercenarios hace 58 años.

Estrategias y entrega dirigidas por Fidel Castro Ruz, en la primera línea de combate, encima de un tanque que jamás se detuvo hasta que las esteras tocaron el agua de la playa.

Cada día que amanece para los nacidos en esta Isla, es otro preludio de Girón, de lucha, ofensiva, conquistas y laureles por una Patria nueva, soberana e indómita.

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve + 11 =