Bosquejo insular

El concepto de insularidad está presente en las primeras obras literarias escritas en Cuba, desde el Diario de navegación de Colón, junto al poema La Florida y Espejo de paciencia

Espejo de paciencia (1608), considerada hasta hace muy poco como la primera obra y antecedente dentro de la historia de la literatura cubana. (Foto: CMKX Radio Bayamo)
Espejo de paciencia (1608), considerada hasta hace muy poco como la primera obra y antecedente dentro de la historia de la literatura cubana. (Foto: CMKX Radio Bayamo)

Por: Rubén Ricardo Infante

La primera descripción de la isla de Cuba aparece en el Diario de navegación de Cristobal Colón (1451-1506). El Almirante reseña la imagen que le produce a los recién llegados y su frase “esta es la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto”, demuestra el asombro que le causó los elementos naturales de Cuba. “Dice el Almirante que nunca tan hermosa cosa ha visto, lleno de árboles todo el cercado del río hermosos y verdes”. (Esquivel, 2017: 58) La aparición de esta descripción sobre la isla en el Diario… puede ser considerada la primera referencia al tema de la insularidad mediante la mención de los elementos de la naturaleza cubana. En los párrafos siguientes, Colón enumera algunas de las aves y árboles que observa.

Este documento, sin ser una obra poética, es incluida en el estudio con el propósito de reunir la historia de la poesía cubana de tema insular desde su inicio. Y esta historia, no puede ser contada sin referir esa mención a las características naturales de Cuba, con sus palmas, aves y “llena de ríos y la mar que parecía que nunca se debía de alzar”. (Esquivel, 2017: 61)

Después de múltiples investigaciones en el campo de la arqueología literaria, recientemente se confirma la existencia de La Florida (1598), de Fray Alonso de Escobedo un poema anterior a Espejo de paciencia (1608), considerada hasta hace muy poco como la primera obra y antecedente dentro de la historia de la literatura cubana.

Este hecho despertó cierta polémica en la comunidad literaria de la isla, hasta que se aceptó la veracidad del hallazgo. Sin embargo, varios años después, el error de antecedente no ha sido subsanado en los libros de texto y en la trayectoria de la literatura de la isla.

Sobre Espejo de paciencia, a raíz de una edición realizada por Ediciones Boloña, el crítico Enrique Saínz señala:

En los últimos años se ha visto un creciente interés por el más antiguo texto de la literatura cubana, reeditado ahora para celebrar los cuatro siglos de su escritura y del comienzo de las letras nacionales. En sus estrofas y en los sonetos laudatorios está Cuba y estamos, en una u otra medida, los lectores que hoy nos acercamos a este relato fundador. Esta edición quiere contribuir al conocimiento de los inicios de nuestra literatura y, con ella, de los primeros pasos de nuestra vida espiritual. (Saínz, 2008: 7)

También refiriéndose al carácter fundador de este texto, escribe: “Todas las literaturas comienzan con relatos de hazañas y heroicidades” (Saínz, 2008: II). Criterio que se basa en el tema del poema, el obispo es rescatado y a lo largo del texto se narra todo lo acontecido. Casi al cierre del primer canto se refiere Silvestre de Balboa (1563-1644) a las frutas que le entregan como obsequio al Obispo: “le ofrecen frutas con graciosos ritos, / guanábanas, gegiras y caimitos”. Tal referencia confirma la presencia de un discurso insular mediante la descripción de elementos de la naturaleza y el paisaje de la isla.

Sobre este aspecto, el propio Saínz afirma:

Si bien el paisajismo, como espacio de ensoñación, no era aún una fuerza dinamizante, en este caso percibimos una naturaleza que se caracteriza por su riqueza, obsequiada al obispo después de su rescate, naturaleza utilitaria y al mismo tiempo portadora de placer en la multiplicidad de sensaciones de sus frutos y en su capacidad de encerrar las fabulaciones de la cultura precedente. (Saínz, 2008: 18)

El criterio que ofrece Graziella Pogolotti sobre la relevancia de Espejo de paciencia se relaciona con el anteriormente citado de Saínz:

En el plano de la literatura nosotros tenemos un primer documento en el que esto se revela, y es el célebre poema Espejo de paciencia. Es decir, ya en fecha tan temprana, el Espejo de paciencia cuenta una aventura en la cual aparecen, por un lado, ciertos rasgos de la naturaleza del país, ciertos rasgos concretos, geográficos y físicos, que particularizan, y por otra parte una conducta equivalente que también indica una particularidad. (Pogolotti, 1995: 96)

En los referidos textos se aprecia la insularidad mediante la exaltación del paisaje como elemento que caracteriza a la isla. De forma general, la descripción del paisaje de Cuba será la coordenada principal presente en el Diario de navegación de Colón, La Florida y Espejo de paciencia, como antecedentes de una larga tradición que inauguran y que se sostendrá a lo largo del devenir poético de la nación.

Bibliografía:

1.    Esquivel, M. Á. y Cosme Casals (2017): Derrotero de Cristóbal Colón por la costa de Holguín. Holguín, Cuba: Holguín.

2.    Pogolotti, G. (1995): Sección Controversia: “Nación e Identidad”. En Revista: Temas. No. 1

3.    Saínz, E. (2008): Espejo de paciencia. La Habana: Boloña.

4.    Suardíaz, L. (2004): “La Florida: ¿Un poema cubano del siglo XVI?”. En: Portal Puerto Príncipe. www.pprincipe.cult.cu. Consultado: (26/11/2017).

Impactos: 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece − 5 =