Una sola Revolución

Como hace seis décadas al recibir a las victoriosas huestes del Ejército Rebelde, La Habana real y maravillosa, hoy sigue siendo un baluarte de patriotismo, dignidad, laboriosidad y firmeza revolucionaria

La Habana arriba este 2019 a su 500 aniversario. (Foto: Radio Rebelde/Montaje: Michel Ortega)
La Habana arriba este 2019 a su 500 aniversario. (Foto: Radio Rebelde/Montaje: Michel Ortega)

Por: Rosa Pérez López

Cuando hace 60 años se escucharon las 12 campanadas que anunciaban la llegada de 1959, no solamente comenzaba en Cuba un nuevo año, sino una vida nueva. Se inauguraba aquel primero de enero una era de libertad y dignidad hasta entonces inédita en nuestro continente, para que entre todos los amaneceres del mundo, fuera precisamente ese el que cambiara definitivamente los destinos de la Patria.

Desde entonces el júbilo por el inicio de cada nuevo año se ha agitado como bandera victoriosa en Cuba libre. La Cuba libre que soñaron Céspedes, Agramonte, Gómez, Maceo y Martí. La Cuba libre que comenzó a forjarse en Yara y en Baire, y también en los asaltos a los cuarteles de Santiago y de Bayamo. La Cuba libre que fue el legítimo fruto de una sola Revolución: la que comenzara el 10 de octubre de 1868.

Por eso aquel primer día de 1959 es inolvidable incluso para quienes no le nacieron a tiempo a ese momento crucial en que, con un nuevo año, comenzaba para Cuba y los cubanos una vida nueva. Y fueron tantas las esperanzas cristalizadas de repente –luego de casi un siglo de cruento batallar- que además de inolvidable, aquel primero de enero fue absolutamente inspirador. Y lo sigue siendo hoy, cuando ya han transcurrido desde entonces 60 eneros, sin haber dejado de luchar, a inteligencia y a coraje, por el luminoso porvenir que merecemos.

En esa heroica y tesonera lucha siempre La Habana ha ocupado un lugar preponderante. La Habana que fuera cuna del Apóstol y fragua de patriotas: los patriotas que antaño tomaron por asalto el Palacio Presidencial; los que a riesgo de sus vidas acudieron en auxilio de las víctimas de la explosión del vapor “La Coubre”; los que se intrincaron en los montes para erradicar en solo un año la ignorancia del campesinado; los que ante el peligro de un holocausto nuclear se apostaron tras las piezas de artillería frente al Malecón, para salvaguardar la integridad de nuestra capital en el dramático octubre del 62.

Hoy son otros y también los mismos los patriotas que día a día se levantan a golpe de fe y asistidos de lealtad, para dar lo mejor de sí en talleres, hospitales, escuelas; en cada trinchera de labor y de ideas donde ha sido preciso sobreponerse a los rigores de estos tiempos difíciles y magníficos que nos ha correspondido vivir.

Los patriotas que reciben este primero de enero con regocijo y compromiso: el regocijo de haber encarado con serenidad y sabiduría la difícil coyuntura económica que tanto nos afecta a causa del bloqueo impuesto por el imperio, y el compromiso de vencer cada dificultad que pueda entorpecer la obra de la Revolución en la capital de todos los cubanos, próxima a cumplir su medio milenio de existencia.

Como hace seis décadas al recibir a las victoriosas huestes del Ejército Rebelde, La Habana real y maravillosa, hoy sigue siendo un baluarte de patriotismo, dignidad, laboriosidad y firmeza revolucionaria, para que el año que hoy comienza traiga mayor felicidad y prosperidad a nuestro pueblo.

¡Viva el 60 aniversario del triunfo de la Revolución!

¡Viva Cuba Libre!

 

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 − 7 =