Nueva publicación sobre el diseño gráfico en Cuba

Nueva publicación sobre el diseño gráfico en Cuba

El Cartel en la Revolución, atractivo texto que en días recientes fue presentado en el Museo Nacional de Bellas Artes

Por: Ana Margarita Sánchez Soler asanchez@enet.cu

Ante un público conocedor, estudiantes y artistas del gremio, el esperado texto acaba de ser presentado en el Museo  de Bellas Artes.

Las butacas del acogedor teatro del Museo Nacional de Bellas Artes resultaron pocas para acoger la presentación pública del volumen titulado El Cartel en la Revolución, atractivo texto que en días recientes fue presentado en ese prestigioso centro cultural.

Publicado por la Casa Editora Polymita, el anhelado libro de impecable factura contiene más de 300 carteles cubanos, políticos, sociales y culturales impresos entre 1959 y 1989.

“Estéticamente bellos y poco conocidos en su mayoría”, según se esclarece en el prefacio del libro, los carteles allí reunidos pertenecen a las colecciones de José (Pepe) Menéndez, Premio Nacional de Diseño del Libro 2017; y Damián Viñuelas.

Realizado bajo la dirección editorial de Julio Larramendi, garante de las reproducciones fotográficas junto a Pepe Menéndez, El Cartel de la Revolución destaca por la visualidad y el colorido en sus más de 190 páginas a través de las cuales el curioso lector podrá adentrarse en verdaderos noticieros parlantes de la historia cubana mediante voces de encumbrados autores, maestros todos del diseño.

Humor, imaginación y osadía podrían ser algunos de los términos escogidos para una caracterización general de la inmensa mayoría de las imágenes compendiadas en esta publicación que terminan asaltando la atención del suspicaz observador desde los primeros folios.

Calificado como “volumen de obligada referencia para creadores cubanos, investigadores y estudiosos del género”, El Cartel de la Revolución trasciende la ingeniosidad y el talento de sus artífices; pues el impacto de sus propuestas consigue conciliar ideas originales con memoria colectiva para  legar un banco de datos útil a historiografía cultural de la Isla, específicamente en el universo de una manifestación artística de arraigo en las artes visuales.

Concebido como un eficaz medio comunicativo, encaminado a persuadir, exhortar y sugerir una intensa codificación visual, el cartel y su despliegue en la vida social y económica cubana después del triunfo revolucionario tuvo un redimensionamiento que ocupó prácticamente todas las áreas de la vida ciudadana. Esa vitalidad ha quedado recogida en este libro que muy pronto podrá ser consultado en las bibliotecas públicas de la capital.

Invitados quedan los lectores a una inmersión profunda en páginas que revelan síntesis, agudeza y fina sensibilidad.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.