Fernando Ortiz en sus meditaciones sobre el racismo

El texto Fernando Ortiz contra la raza y los racismos abarca 296 páginas que serán salvadas con agilidad y sorpresa

Fernando Ortiz en sus meditaciones sobre el racismo

Por: Ana Margarita Sánchez Soler asanchez@enet.cu

La obra del polígrafo cubano Fernando Ortiz ha sido y continúa siendo referente obligado en los discursos sobre las identidades cubanas. Sus aportaciones etnográficas han iluminado zonas de nuestras realidades culturales, incluso aquellas calificadas de polémicas como el racismo.

El autor de Los Negros Brujos (1941) vuelve a la palestra pública con la reciente aparición del volumen titulado Fernando Ortiz contra la raza y los racismos, a cargo de la Editorial Ciencias Sociales, 2013). Se trata de una publicación que, compilada por los doctores Jesús Guanche Pérez y José Antonio Matos Arévalo, agrupa 11 textos registrados entre 1910 y 1964; periodo de reconocida madurez intelectual en la obra de Ortiz.

Esclarecidas palabras de ambos catedráticos dan cuenta de un pensador que “trató de convencer, de enseñar para abrir el entendimiento sobre la unidad de la especie humana, independientemente de las múltiples variaciones físicas y culturales como resultado de la amplia capacidad adaptiva y transformadora del ecosistema”.

La presente compilación ha puesto el acento en una rigurosa selección de los trabajos realizados por Fernando Ortiz que corresponden a ensayos y artículos menos conocidos y, tal vez, menos divulgados; algunos de ellos concebidos antes y después de su antológico texto El engaño de las razas, formidable manifiesto sobre el tema racial y su repercusión en los constructos culturales de la Nación.

“¡Que ante los peligrosos problemas de los racismos, todos los cubanos sean inspirados siempre en las enseñanzas y las emociones de José Martí! Con razón su pueblo le llama Apóstol. Él nos dio la doctrina amorosa y sabia, nos la santificó con su sacrificio y desde su gloria de salvador sigue protegiendo a Cuba, más ahora, en estos tiempos de recolonizadoras agresividades, cuando tantos extranjeros tenebrosos, los enemigos que Martí tuvo siempre, quieren envilecer los destinos de nuestra patria y hacernos apostatar de nuestra fe”.

Semejantes palabras, de impactante actualidad, resuenan en las conciencias de todos los que somos testigos de un contexto difícil y siempre atenazado por el riesgo de mentes colonizantes y colonizadoras. El énfasis persuasivo de Fernando suele aparecer en estas páginas que informan, documentan y al propio tiempo evidencian las conexiones espirituales entre el etnólogo criollo y el prócer de la independencia cubana.

Volver sobre Fernando Ortiz y sus enfoques humanistas es un deber. Retornar sobre su legado implica un ejercicio intelectual que no desaprovecha la relectura del Martí ecuménico que el etnólogo reverenció siempre y cuya huella es palpable en una doctrina sabia y útil; no como apropiación acrítica, sino fundamento meditado que entiende la instrucción en su función redentora para la conquista de la libertad.

Invitamos al amable lector a recorrer 296 páginas que serán salvadas con agilidad y sorpresa. Tales son la pericia del escritor y el interés de sus enfoques, ahora afortunadamente publicados para el alcance de todos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.