Los más jóvenes con diabetes mellitus tipo 2

En Cuba la cifra de diabéticos aumenta cada vez más, en los dos últimos años incrementó en 141,694 cubanos

Los más jóvenes con diabetes mellitus tipo 2

Por: M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

Al cierre del año 2017, en Cuba existían 11 737 menores de 24 años diagnosticados con diabetes mellitus tipo 2. De ellos, 122 eran menores de un año y hasta los 9 años de edad. Los 11,615 restantes contaban con edades entre los 10 y los 24 años.

En Cuba la cifra de diabéticos aumenta cada vez más. Si al cierre del 2015 se encontraban diagnosticados 557,588 casos para una prevalencia de 5,6 diabéticos por cada 100 habitantes, en el cierre del 2017 existían  699,282 diabéticos conocidos para una prevalencia de 6,4 por ciento. O sea, que en dos años, el número de diabéticos aumentó en 141,694 cubanos más.

¿Qué es la diabetes mellitus tipo 2?

La diabetes mellitus es una enfermedad muy frecuente hoy en día, caracterizada por niveles altos de glucosa en la sangre. La diabetes tipo 2 puede ser debida a diferentes causas que actúan casi siempre al unísono, incluyendo tanto los factores genéticos como los  ambientales. Hoy en día más y más investigaciones están de acuerdo que una mala nutrición y la falta de ejercicios físicos son los elementos fundamentales para desarrollar este tipo de diabetes.

La diabetes tipo 2 está asociada a una resistencia de los tejidos periféricos a la acción de la insulina y al mismo tiempo una alteración progresiva y variable de la secreción de esta hormona proveniente del  páncreas. Más del 90 por ciento, de las personas de todas las edades diagnosticadas como diabéticos, son diabéticos tipo 2.

En tiempos pasados, la diabetes mellitus de tipo 2 se consideraba como una enfermedad que se presentaban solo en  la edad adulta, y por eso también se mencionaba como  “diabetes del adulto”. Se diagnosticaba fundamentalmente en personas mayores de los 45 años.

Si bien es cierto que continúa siendo más frecuente en adultos, en los últimos años la incidencia y prevalencia de este tipo de diabetes ha aumentado indeseablemente en niños y adolescentes en franca vinculación con el aumento de la obesidad en este grupo de edades. Hoy los niños y jóvenes tienden a comer mucha comida chatarra rica en calorías y baja en nutrientes, y han dejado a un lado los guantes y los bates de pelota por preferir un sedentarismo digital.

Al igual que muestran las estadísticas cubanas, los niños con diabetes mellitus tipo 2 son generalmente diagnosticados por encima los 10 años de edad y fundamentalmente durante su desarrollo puberal. Es algo más frecuente en el sexo femenino; quizás se deba a que los niños son un poco más activos que las niñas debido a las estereotipadas característica de sus actividades físicas.

La pubertad es un período normalmente con tendencia a la insulinorresistencia fisiológica; en esta etapa y junto con la presencia de factores genéticos y ambientales de riesgo, como son la obesidad y el sedentarismo, se puede incrementar la diabetes mellitus tipo 2 en esta etapa de la vida.

Sus características

En general los niños y adolescentes de riesgo son aquellos con excesivo peso corporal y con antecedentes familiares de diabetes tipo 2, pues algunos miembros de la familia ya se encuentran diagnosticados.

Una de las características clásicamente considerada como propia de la diabetes tipo 2 además del exceso de peso, es lo que se conoce cómo  acantosis nigricans; es un aumento de la pigmentación de la piel y su engrosamiento en zonas de flexión sobre todo en la región posterior del cuello y en las axilas. Se considera la manifestación cutánea típica de resistencia a la insulina.

Las principales manifestaciones de riesgo potencial para el desarrollo de este tipo de diabetes tienen lugar cuando existe exceso de peso y hay sedentarismo asociado a una mala alimentación, existen antecedentes de diabetes en la familia, está presente la  acantosis nigricans, y si es del sexo femenino hay un probable diagnóstico del síndrome de ovarios poliquísticos

La familia alerta

Los padres deben tener la precaución de consultar a un especialista para evaluar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, sobre todo en niños o jóvenes obesos y sedentarios. El diagnóstico precoz y las modificaciones del estilo de vida, que incluyen un plan alimentario adecuado y actividad física que le permita alcanzar un peso adecuado, pueden disminuir e incluso hacer desaparecer los riesgos, y eventualmente volverla invisible en casos lamentablemente  ya diagnosticados.

Como los hijos son la máxima preocupación de los buenos padres, ellos son responsables de su bienestar y salud. Es por eso que deben tomar conciencia de dar buenos ejemplos en relación con lo que se come en la casa y de su estilo de vida. Nunca dejarlos solos a esperar que la vida los eduque.

Debe hacerse desde los primeros años porque cuando crecen se tratan de independizar y ya son más difíciles los cambios aunque las intenciones de sus mayores sean las mejores.

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

  Jefe del Servicio de Endocrinología

  Hospital Docente Dr. Salvador Allende

  La Habana – Cuba

 

Impactos: 10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 3 =