Alcohol y demencia

La demencia es producto de un  daño cerebral, se caracteriza por deterioro progresivo de la capacidad cognitiva y para vivir y funcionar de manera independiente

Alcohol y demencia

Por: M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández 

Existen varios tipos de demencia; la enfermedad de Alzheimer es la más frecuente, seguida por la demencia vascular y otros tipos más raros, aunque a menudo coexisten tipos mixtos de demencia.

El consumo excesivo de alcohol se vincula con cambios en la salud cognitiva y demencia, y parece asociado con el riesgo de demencia de cualquier tipo. 

El etanol y su metabolito acetaldehido presentes en el alcohol tienen efecto neurotóxico directo y conducen a daño cerebral estructural y funcional permanente. 

Alcoholismo y afectaciones metabólicas y clínicas

El consumo excesivo de alcohol se asocia con deficiencia de tiamina y lleva al síndrome llamado de Wernicke–Korsakoff, enfermedad neurológica y eventualmente psiquiátrica, producida principalmente por la deficiencia de vitamina B1 (tiamina).  Beber en exceso es un factor de riesgo para otros trastornos capaces también de dañar el cerebro, como la epilepsia, traumismos de cráneo y la encefalopatía hepática en  pacientes ya con cirrosis .

Beber en demasía también se relaciona indirectamente con demencia vascular debido a las vinculaciones del consumo excesivo de alcohol con factores de riesgo vascular como la hipertensión arterial, el accidente cerebrovascular hemorrágico, la fibrilación auricular y la insuficiencia cardíaca. Otras enfermedades cardiovasculares serían la cardiopatía isquémica, la enfermedad arterial periférica, la fibrilación auricular y la insuficiencia cardíaca. Por último, el consumo excesivo de alcohol se asocia con tabaquismo, depresión y logros educativos escasos, todos ellos posibles factores de riesgo de demencia.

Demasiada la carga

La carga de demencia atribuible al alcohol es mucho mayor de lo pensado. La relación por consumo de alcohol con alteraciones mentales fue especialmente importante en quienes presentan demencia de comienzo precoz.

La mayoría de estos pacientes también sufren de daño cerebral relacionado con el alcohol o presentan trastronos de conducta  por consumo de alcohol. Por lo tanto el alcohol es un factor de riesgo para la demencia de comienzo temprano sobre todo en hombres.

Medidas oportunas contra la demencia alcohólica

En resumen,  los trastornos debidos al consumo de alcohol se deben reconocer como uno de los principales factores de riesgo para todos los tipos de demencia, incluida la demencia de inicio temprano.

En general, se debe elevar la percepción de la importancia de los trastornos debidos al consumo de alcohol para el desarrollo de la demencia en cualquier etapa de la vida, probable factor de riesgo no tenido en cuenta a menudo.

El diagnóstico precoz y el tratamiento para la dependencia plena del alcohol o para quienes mantienen un consumo riesgoso de bebidas alcohólicas, son medidas eficaces y oportunas capaces de ser implementadas en la atención primaria de salud.

Medidas preventivas con respecto al alcohol como pueden ser el aumento de los impuestos a las bebidas alcohólicas, la prohibición de la publicidad de cualquier tipo y restricciones en la comercialización de las mismas,  también serían medidas eficaces.

Si se implementaran todas estas acciones no solo disminuiría la incidencia de demencia alcohólica o se demoraría su inicio,  también se reduciría la morbimortalidad atribuible al alcohol.

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

  Jefe del Servicio de Endocrinología

  Hospital Docente Dr. Salvador Allende

  La Habana – Cuba

 

 

 

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − 16 =