El asesinato de Humboldt 7

La traición de alguien, que no merece ser nombrado, marcó la historia cubana el 20 de abril. En esa fecha de 1957, cuatro jóvenes revolucionarios fueron salvajemente asesinados por la policía batistiana

Mártires de Humboldt 7. Foto: Félix Rubén Alomá
Mártires de Humboldt 7. Foto: Félix Rubén Alomá

Por: Félix Rubén Alomá

Fructuoso Rodríguez Pérez, Juan Pedro Carbó Servia, José Machado Rodríguez y Joe Westbrook Rosales, los jóvenes del Directorio Revolucionario y participantes del Asalto al Palacio Presidencial el 13 de marzo de 1957 fueron asesinados en el edificio de Humboldt 7, en La Habana por las fuerzas represivas de la dictadura al mando del Capitán Esteban Ventura Novo.

Serían alrededor de las cinco y cincuenta de la tarde —El primero en caer fue Joe, quien se encontraba en el apartamento de los bajos simulando ser una visita. De nada valió que la señora de la casa rogara por la vida del aquel muchacho de poco más de veinte años. Sin titubear, los sicarios le ametrallaron. Le siguió Carbó Serviá, que intentaba llegar al elevador. Su cuerpo y su rostro quedaron acribillados a balazos a las puertas del ascensor, refiere la fuente consultada*.

Y agrega: mientras, Machadito y Fructuoso se lanzaban por una ventana que daba a un pasillo largo y estrecho cerrado con reja y candado. Producto de la caída, Fructuoso quedó inconsciente en el suelo y a Machadito se le fracturaron los dos tobillos. Los soldados introdujeron una ametralladora entre los barrotes y los remataron a balazos.

En esos momentos, a unos kilómetros de allí, en la calle San Rafael del hoy municipio de Centro Habana, el delator dudaba, sin una pizca de remordimiento, entre ver un filme de estreno de la Disney o una interesante muestra de documentales.

Después del Triunfo de la Revolución, por la que habían luchado estos jóvenes asesinados. En el año 1964 el Tribunal Supremo sancionó al delator, Marcos Rodríguez, alias Marquitos, a la pena de muerte.

Esteban Ventura a pesar de su condición de criminal de guerra y autor material de numerosos asesinatos se asila en Estados Unidos. Falleció en 2001 de un paro cardiaco a los 87 años.

Cada año se le rinde homenaje a estos jóvenes. Foto: Félix Rubén Alomá
Cada año se le rinde homenaje a estos jóvenes. Foto: Félix Rubén Alomá

La fecha que marca el asesinato de Humboldt 7 es recordada por cada universitario y todo un pueblo agradecido que los homenajea y continúa en la construcción de la sociedad que ellos soñaban.

Edificio de Humboldt 7. Foto: Félix Rubén Alomá
Edificio de Humboldt 7. Foto: Félix Rubén Alomá

*Fuente Alma Mater, Revista Bohemia

Impactos: 23

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × uno =