En abril llega Hemingway a La Habana

Ernest Hemingway, premio Nobel de Literatura tuvo entre sus grandes amores a La Habana

Ernest Hemingway. (Foto: Radio Cadena Agramonte)
Ernest Hemingway. (Foto: Radio Cadena Agramonte)

Por: Félix Rubén Alomá

Era un viejo que pescaba solo en un bote en el Gulf Stream y hacía ochenta y cuatro días que no cogía un pez. En los primeros cuarenta días había tenido consigo a un muchacho. Pero después de cuarenta días… Así comienza El viejo y el mar, del escritor estadounidense Ernest Hemingway ganador del Premio Pulitzer (1953) y el Nobel (1954)

La elegida para escribir la obra fue Finca Vigía, donde Hemingway y su esposa vivieron durante más de 20 años. Aquí el escritor concibió su novela más popular El viejo y el mar. Actualmente el lugar es un museo dedicado a la vida del afamado y controversial Ernest Hemingway.

Un museo que conserva una colección de más de 22 mil objetos personales de Hemingway, entre fotos, trofeos de caza, documentos, implementos deportivos, armas, libros, su yate “El Pilar” y el diploma del Premio Nobel de Literatura, que recibió en 1954.

Papa, como llamaban a Hemingway sus amigos pescadores de Cojímar, en el este de La Habana, donde el afamado escritor fondeaba su yate “El Pilar”, junto con su patrón Gregorio Fuentes.

Pasó 22 años de su vida en Cuba, después de una primera visita en 1928. En la isla escribió además “Por quién doblan las campanas”, y “París era una fiesta”.

El primer día de este abril en 1928 llega a La Habana por primera vez el escritor estadounidense. No será hasta 1940 que decida radicarse en La Habana, quedando unidos en la memoria universal a través de la literatura, el recuento de la época, y de relaciones más profundas e inasibles.

Hemingway expresó su confianza en el proceso revolucionario, cuando afirmó en carta al general Charles T. Lanham, fechada en Ketchum, el 12 de enero de 1960:

“Decir que tú no eres un yanqui imperialista pero sí un chico del Viejo San Francisco de Paula, la villa donde has vivido20 años durante los últimos tiempos, no es una renuncia a tu ciudadanía. Soy un buen americano y he estado batallando por mi país todo lo posible, sin pago y sin ambición. Pero creo completamente en la necesidad histórica de la Revolución Cubana…

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × dos =