La Catedral de La Habana en la filatelia cubana

Una de las joyas barrocas, por su estilo de construcción, que ha trascendido y hoy es orgullo de la capital cubana es la Catedral de la Virgen María de la Concepción Inmaculada

María Isabel Ferrer García, delegada a la Asamblea Provincial del Poder Popular en La Habana.

Por: Juan Hernández Machado

La filatelia cubana ha incluido en varias de sus emisiones postales, un símbolo de la capital, la Catedral de La Habana, joya barroca por su estilo de construcción que trasciende en el tiempo.

Para un país que fue de los primeros colonizados por los españoles a su llegada al llamado Nuevo Mundo en 1492, la presencia de iglesias, templos y conventos de culto católico romano era algo obligado.

Una de las joyas barrocas, por su estilo de construcción, que ha trascendido y hoy es orgullo de la capital cubana es la Catedral de la Virgen María de la Concepción Inmaculada, la cual fue construida entre 1748 y 1832.

Pertenece a la Arquidiócesis de La Habana y es una de las visitas obligadas de toda persona, nacional o extranjera, que llegue a la capital cubana por primera vez. En 1982 fue declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La filatelia cubana permite que este importante símbolo de la ciudad sea conocido, y lo ha incluido en varias de sus emisiones postales.

La primera presencia de la Catedral en sellos postales cubanos se remonta a la emisión de 1928, hecha por la Sexta Conferencia Panamericana; su valor para correo ordinario era de 50 centavos; y carmín rosa, la refleja.

La Plaza de la Catedral aparece en un sobre postal entero emitido en 1976 e impreso en papel blanco sin filigrana, que contiene un sello con el retrato de José Martí, por valor de tres centavos, para correo ordinario.

En 1979 se le vuelve a incluir en un sobre entero postal, impreso con características similares, con Antonio Maceo en el sello, por igual valor que el precedente, para correo ordinario

Luego, en 1985, en la emisión de cinco valores para correo ordinario por la declaración de la Habana Vieja Patrimonio de la Humanidad, la Catedral fue incluida en el de 20 centavos.

En 1998, con motivo de la visita a Cuba de Su Santidad el Papa Juan Pablo II se emitió una serie de dos valores postales para correo ordinario y una hojita filatélica. El valor de 65 centavos, muestra al Papa y a la Catedral habanera.

También para conmemorar esa visita se emitió un aerograma, el 1 de febrero de 1998, por valor de sesenta centavos, en papel blanco sin brillo ni filigrana, el cual contiene en una de sus tapas la Catedral habanera junto con su homóloga de Santiago de Cuba y el Santuario de la Caridad del Cobre.

Ese mismo año se emitió y se puso en circulación en 1999 un grupo de cuatro tarjetas entero postal para ser utilizadas por el turismo internacional que visitaba el país.

Una de ellas, en la posición del sello refleja la Catedral, y se vendió a cincuenta centavos de peso convertible (moneda cubana conocida como CUC, que circula paralelamente a la moneda nacional denominada peso o CUP).

Esa tarifa, reflejada en la tarjeta con las palabras “Porte pagado/ Postage paid/ Port payé”, cubre franqueo aéreo mundial para tarjetas. En 1999 se emitieron cuatro valores postales por la Jornada Mundial del Turismo, los cuales muestran diferentes lugares turísticos e igual número de mariposas cubanas.

En el año 2000 se emitieron dos sobres enteros postales que tienen como imagen la Catedral, ambos por valor de 15 centavos, para correo ordinario doméstico, uno con la medida 162 X 115 milímetros y el otro de 175 X 120. El primero presenta tres variedades de corrimiento del color magenta.

También aquel año se emitieron y fueron puestas a la venta en el 2001 cuatro tarjetas entero postal para ser usadas por los turistas, las cuales se vendieron a cincuenta centavos de pesos convertibles (CUC) para cubrir franqueo aéreo mundial para tarjetas. Una de ellas refleja una vista de la Catedral habanera.

Más tarde, en el 2002, se emitió una hoja filatélica u hoja bloque en honor a la Exposición Filatélica Cuba-México, en la cual la Catedral de la Habana era el principal elemento distintivo por la parte cubana del diseño.

Es importante significar que en el caso anterior se cometió un error de diseño porque clasifican a la Catedral como del siglo XVI cuando en realidad es del siglo XVIII.

Existen otras tarjetas enteros postales, especialmente una de la serie para conmemorar el aniversario 495 de la capital cubana, en el año 2014, donde aparece la Catedral habanera.

Fuente: PL

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.