Las mascotas deben reducir el peso excesivo

En la investigación se intentó reducir el peso de estos animalitos de manera apreciable, pero no tanto como para poner en riesgo su salud

M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

En una investigación realizada en la Universidad de Illinois y publicada en la revista American Journal of Veterinary Research, se quiso comprobar la forma y el tiempo necesitado para obtener una reducción de peso saludable en determinadas mascotas perezosas, o sea, con poca actividad física; y verificar si sucedía lo mismo con los seres humanos.

En la investigación se intentó reducir el peso de estos animalitos de manera apreciable, pero no tanto como para poner en riesgo su salud. Los resultados no se obtuvieron de un día para otro, tal como sucede en los seres humanos cuando se encuentran en un plan para la eliminación del peso corporal.

Las mascotas seleccionadas

Fueron seleccionados ocho gatos machos castrados debido en este estado son muy perezosos, con sobrepeso. Se le aplicó una  dieta reductora del peso corporal durante 18 semanas.

El objetivo de esa alimentación era la de perder peso de forma saludable. Iba encaminada a eliminar  la grasa, pero al mismo tiempo mantener la masa magra, o sea, no afectar su musculatura. La interrogante era cuánto le cuesta a los gatos perder peso, específicamente los perezosos machos castrados.

En ellos es necesario reducir progresivamente la cantidad de comida porque no son muy activos y eso requiere de más tiempo pues no se cuenta con  actividad física suficiente.

El objetivo fue inducir a los gatos a perder un 1.5 por ciento de su peso corporal a la semana. Coincide con las recomendaciones de la Asociación Americana de Hospitales de Animales (American Animal Hospital Association).

Una reducción del peso corporal, más rápida de la recomendada científicamente, pudiera traer como consecuencia el riesgo de determinados problemas hepáticos, pues ninguno es capaz de manejar la reducción de libra de manera tan apresurada.

Se comenzó disminuyendo la cantidad de sus comidas en un 20 por ciento. Posteriormente continuaron reduciéndola cada semana. Es como deben hacer los seres humanos para obtener una disminución progresiva de sus libras sobrantes cuando lo comprueban  cada vez que se colocan encima de la pesa.

Puede suceder

Quien se pone a dieta por su cuenta puede perder mucho peso durante las primeras semanas. Luego la reducción se enlentece hasta detenerse. Con los animales sucede lo mismo.

Para solventar esta dificultad, se llegó a una cifra muy baja en relación a la ingestión de comida, pero los gatos fueron monitorizados de cerca para que mantuvieran un buen estado de salud.

A medida que los gatos perdieron peso, se observó cómo algunos tipos de bacterias de sus intestinos se volvieron más abundantes, mientras otras se redujeron. Esos cambios podrían ser beneficiosos, pero se necesita más investigaciones al respecto.

A medida que adelgazaban, los gatos de volvieron más activos, pero no de manera notable. El aumento de su actividad física no fue estadísticamente significativo.

Como enseñanza

Los dueños deberían estimular a sus gatos a realizar tanto ejercicio como sea posible, jugando con ellos y colocando sus platos de comida lo más lejos posible de sus lugares habituales.

En los seres humanos deseosos de bajar de peso sucede lo mismo. Además de hacer un plan de dieta científicamente programado, deben añadir un plan de ejercicios tal como se recomendó en la investigación  con los perezosos gatos gordos.

 

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

  Jefe del Servicio de Endocrinología

  Hospital Docente Dr. Salvador Allende

  La Habana – Cuba

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve + 3 =