Oh, querida, Querida…!!!

Foto: Marjoris López Abad

Nereyda Valdés Hernández, una abuela de 78 años del municipio La Lisa, la nombran Querida por su bondad y cortesía con el público

Por: Marjoris López Abad

En tiempos de rescate de valores y añoranzas por la educación formal, evoco a ratos a Nereyda Valdés Hernández, una abuela de 78 años de edad que todos nombran Querida por su bondad y cortesía con el público en la recepción del policlínico Cristóbal Labra, del municipio de La Lisa.

“Para garantizar eficiencia en lo que hago debo ser paciente a la hora de ofrecer cualquier información al público. Los problemas personales no deben afectar mi labor. Esos se quedan en mi corazón pero me inspiran a tratar con delicadeza a las demás personas. Mira… -piensa-, me hacen sentir y ser un poquito mejor”, me comenta, después de revelar la historia de su único hijo con una enfermedad neurológica y de los padecimientos crónicos que ella tiene, propios de su avanzada edad.

“Llevo 30 años en este policlínico. Comencé en la limpieza de pisos, luego estuve en la secretaría de rayos X, después en Recursos Humanos; hice electrocardiogramas, más reciente pasé por la lavandería y tras la jubilarme, estoy aquí, en esta saludable relación con el pueblo”.

Buena dicción y sabiduría para aclarar malentendidos al otro lado del cristal, son características de Nereyda (Querida), quien como siempre –según compañeros de trabajo- logra a su alrededor ambientes agradables y enseñanzas sobre el respeto mutuo, la educación cívica y de cómo puede vencer el amor, aún en los momentos más difíciles.

 

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − dos =