Milanés, la biografía

 

José Jacinto Milanés (1814-1863)

Los que aún desconocen al poeta José Jacinto Milanés hallarán aquí el camino preciso

Por: Ana Margarita Sánchez Soler asanchez@enet.cu

La tentación de recomendar libros fue alguna vez de esos hábitos casuales o esporádicos. Luego ha sucedido que entre texto y texto esa intención se multiplicó. Un motivo radica en abreviar el camino para que otros encuentren buenas lecturas. Esta vez, la razón esencial es la vida y obra de cierto hombre de letras o un romántico, incluso un excelso poeta que perdió la razón.

José Jacinto Milanés (1814-1863) es de esos autores que encontraron en el romanticismo insular el espacio temporal, estilístico y vivencial para consagrarse. En él todo fue intenso y tormentoso; así lo refleja su biografía Milanés, las cuerdas de oro. El libro a cargo de Urbano Martínez Carmenate vio la luz en 2013 tras ser lanzado por Ediciones Matanzas.

De paso por la calle Galiano, en esta ciudad, decidí buscar entre los estantes de la librería Luis Rogelio Nogueras. Allí estaba el autor de versos nobles con mirada lánguida de poeta afligido. Primero que todo reparé en las palabras de Martí que incluye el volumen entre sus primeras páginas. Dos líneas del apóstol son suficientes para ir tras la historia de José Jacinto: ¿qué palma suave volverá a Milanés las cuerdas de oro ni al Horacio y al Píndaro cubano su olímpico laúd?

Así comienza este recuento que habla de amores, pasiones literarias y aquellas desazones tan propias de un héroe romántico. Milanés no solo creó personajes, sino que a golpe de vida y estrofas cinceló su propio rol en el mundo. Fue de los que se enamoraban hasta enloquecer. Tal era la pasión por su prima Isabel que los sentidos escaparon de él. Muchos recuerdan hoy ese amor que puso sello de silencio en su boca.

Milanés hizo cesar las palabras de tanto sentir. Cuando las emociones ocuparon cada trozo de su existencia decidió observar. Entonces solo miraba porque nada más podía hacerse. Todo estaba dicho en estrofas y fábulas.

Cuando calló el autor cobraron voz sus personajes con una fuerza inusual. Saldría entonces el Conde Alarcos en busca de su amada o cobraría formas el “beso” de su conocidísimo poema o sería más cálida la “madrugada” descrita por él.

Quienes prefieren el género biográfico tienen en estas páginas horas para apreciar la cronología de una época fascinante por sus letras. Es la etapa de José Jacinto Milanés y ello basta para perderse entre las memorias. Urbano Martínez nos ofrece un verdadero impulso para descubrir al protagonista del volumen. Los que aún desconocen al poeta hallarán aquí el camino preciso.

 

 

 

Impactos: 7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − 5 =