Regresa la revista Cine cubano

Durante el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano fue presentado el número 201-202 de la revista Cine cubano

Durante la presentación de la revista. Foto: Cortesía de Eusebio Ebert León Martínez

Por: Rubén Ricardo Infante

Después de un año sin haber visto la luz, regresa al panorama editorial y revistero  de la isla la revista Cine cubano. Con una larga trayectoria en el debate, el análisis y la crítica en torno a los procesos del audiovisual cubano y su relación con el latinoamericano y universal, la revista no había logrado materializarse a lo largo del 2017, y justo en los días finales del año, llega con un nuevo equipo de hacedores. Los cuales han expresado que: “La revista Cine cubano deberá seguir siendo lo mismo, y mucho más, si posible fuera, de lo que hasta ahora ha sido”.

Lo cierto es que, este número logra devolverle su espacio como la publicación cinematográfica más antigua del continente, cauce por el cual deberá conducirse hasta afianzarse en criterios de rigor de sus artículos, sistematicidad y espacios de promoción de la misma.

En la Nota editorial, también se hace referencia a la misión de Cine cubano de panear la producción audiovisual de la isla, al mismo tiempo, que debe buscar las conexiones entre el cine y la televisión, internet, los video juegos y las artes visuales en general. En ese empeño, deberá buscar diversidad de criterios, voces autorizadas a discutir sobre estas problemáticas y otras visiones que enriquezcan las páginas de una revista que resulta útil para investigadores y público en general.

En este número se agrupan una serie de textos acerca de la historia del cine cubano, el primero de ellos, firmado por Mario Piedra relata la obra de los que comenzaron el camino; junto al cual Raydel Araoz realiza un bosquejo desde la periferia a la animación cubana; Antonio Enrique González Rojas se detiene en Últimos días en La Habana (Fernando Pérez, 2016) y Zaira Zarza toma como punta de lanza a Ya no es antes (Lester Hamlet, 2016); mientras que El techo (Patricia Ramos, 2016) es comentada por Eduardo Rencurrell.

Con la inclusión de otros textos que analizan, critican o comentan las problemáticas de la realización audiovisual en Cuba, se completa la nómina de artículos incluidos en este número. Como lector, deseo que Cine cubano siga siendo ese espacio para la discusión y la difusión de ideas. Una revista para el cine y el pensamiento.

 

 

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − 7 =