Fernando Pérez nos habla de la amistad, el pesimismo y la soledad en “Últimos días en La Habana

Últimos días en La Habana es una cinta que nos lleva a un viaje interior con nuestra manera de ser, involucrando los sentimientos y las experiencias de la vida en un mismo ideal, la amistad

Últimos días en la Habana, película cubana de Fernando Pérez
Últimos días en la Habana, película cubana de Fernando Pérez

Francisco Delgado

Fernando Pérez, considerado en las últimas décadas del cine cubano como uno de los cineastas más prolíferos y sugerentes en el terreno de la ficción suma en su recorrido como director a más de una docena de obras audiovisuales. En esta ocasión llega a las diferentes salas oscuras de la capital desde el día 1 con su propuesta titulada “últimos días en La Habana”.

Últimos días en la Habana, película cubana de Fernando Pérez
Últimos días en la Habana, película cubana de Fernando Pérez

Con un fino y esquelético guión desdibuja a la mística Habana Vieja y su gente. De un modo surreal, inquieto y perturbador nos interroga sobre la existencia y los sentimientos más íntimos, entre ellos, la amistad, el pesimismo y la soledad.

El director cubano ya conocido por su anterior propuesta “La pared de las palabras” y las incuestionables obras maestras “Suite Habana”, “La vida es silbar” y “Martí, el ojo del canario” se inclina por visibilizar otros conflictos humanos de la sociedad cubana actual, que pasan por la memoria individual y llegan a trascender en lo colectivo por la citada conducta del ser “cubano”.

Fernando Pérez, considerado en las últimas décadas del cine cubano como uno de los cineastas más prolíferos y sugerentes en el terreno de la ficción
Fernando Pérez, considerado en las últimas décadas del cine cubano como uno de los cineastas más prolíferos y sugerentes en el terreno de la ficción

La película es un pretexto para sacudir el alma, como mismo puede estremecer el silencio al tiempo, la culpabilidad al pasado o la impronta del proyecto de vida a la inconsciente quimera absoluta.

Visionarios de lo que fue y sigue siendo una realidad reinventada día a día sus dos personajes protagónicos magistralmente representados por Patricio Wood y Jorge Martínez, nos conjugan sentimientos encontrados para hablarnos de un amargo y feroz estilo de vida que opta más por la sobrevivencia que por el placer y la belleza de la vida.

Personajes protagónicos de la película,  magistralmente representados por Patricio Wood y Jorge Martínez
Personajes protagónicos de la película, magistralmente representados por Patricio Wood y Jorge Martínez

Al igual que ocurre en otros contextos socioculturales, se han impuesto normas morales, muchas de ellas condenatorias, obviando que detrás están los hombres y mujeres dignos. Seres que desean ser felices y ver realizados sus sueños, ya sean homosexuales o diferentes en la ideología que profesan. Como aquellos que aspiran a conquistar el llamado “sueño americano”.

Últimos días en la Habana, película cubana de Fernando Pérez
Últimos días en la Habana, película cubana de Fernando Pérez

No solo para su creador, Últimos días en la Habana es una película metafórica basada en la recreación fílmica de acontecimientos reales, narrados en forma de parábola. La crítica ha visto una mirada cáustica para cuestionar la «doble moral» y la duplicidad tanto del conservadurismo como del más desafiante mundo marginal que se desdobla entre el poder, la sumisión y la rebeldía imperiosa.

El director, quizás insatisfecho con su obsesionada manera de representar lo simbólico y acuciante del imaginario de la ciudad nos remite aquella cinta de Tomás Gutiérrez Alea, “Fresa y Chocolate” donde los personajes también viven y sienten el temor de sus fantasmas. Aquellos que le han robado los ideales, pero, sobre todo, continúan irrumpiendo valores sagrados en la vida como la más honesta amistad, a merced de formas y maneras de representarnos un ser.

La búsqueda de la verdad aislada de cualquier fanatismo prosigue en esta nueva historia de Fernando como un canto poético y revelador ante la vida que se encarga de profetizar y no sentenciar, sino más bien, saldar la aspiración y la sed de las apetencias humanas a vivir dignamente.

-Últimos días en La Habana-, como cada película de Fernando Pérez reafirma sus palabras de que: “Estas obras no solo deben mostrar o revelar algún aspecto esencial de nuestra realidad actual, sino más bien, ayudar a interpretarla y comprenderla”.

De esto se trata, construir una idea crítica en el espectador para que reflexione junto al arte sobre el carácter mismo de la vida y la sociedad. No sólo para que participe de forma creadora, sino para que transforme su imaginario social. Aquel  que lo puede hacer y mostrar como lo que es: un ser humano individual y luego colectivo.

 

 

 

/

 

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − 16 =