Cabalgar con Silvio Rodríguez

Silvio habita en el alma de un continente entero, latinoamérica cabalga montada en el unicornio que tantas veces soportó el peso de la siempre viva trova cubana

Silvio, Pablo, Noel, Sara, todos son nombres que suenan a trova.
Silvio, Pablo, Noel, Sara, todos son nombres que suenan a trova.

Ana Margarita Sánchez Soler asanchez@enet.cu

Hay nombres que la memoria aprende a retener desde los primeros tiempos de existencia. Algunos vocablos se tornan muy cercanos, incluso se reiteran tanto que llegan a conformar nuestra lista de palabras recurrentes.

Ello puede suceder incluso con ciertos nombres. Silvio Rodríguez, por ejemplo, es un juego de palabras que muchos oídos reconocen en su tránsito por la melomanía. Su quehacer ha sido como la brújula orientadora para los primeros pasos en la exploración musical de esta Isla.

Silvio, Pablo, Noel, Sara, todos son nombres que suenan a trova. El primero de ellos lleva en sí el signo de una promesa: abrazo contraído con los versos y la guitarra. Esos dos son su esqueleto, su fluido vital.

No sorprende que el evento Cubadisco 2017 haya insertado su homenaje a la trova y a Silvio porque motivos sobran. Lo que sí produjo expresiones de asombro, fue que Silvio llegara a nosotros con toques sinfónicos durante esa presentación de la fiesta del disco cubano.

Lázaro García, Augusto Blanca, Vicente Feliú, Amaury Pérez Vidal, Yoruba Andabo, Augusto Enríquez y la Orquesta Sinfónica Nacional fueron algunos de los que hicieron posible las armonías sinfónicas en torno al quehacer de Silvio.

Justo cuando Cubadisco hace su agasajo, todos los que han vivido y amado mediante las canciones de este inmenso artista, anhelan hacer lo mismo. Es fácil abrazarse a letras que penetran la piel de quienes saben olfatear y encontrar lo mejor de la música hecha en Cuba.

Cierta vez alguien apuntó que son héroes aquellos que hacen bailar a un pueblo. Podría extenderse ese planteamiento para convertir igualmente en hazaña el acto de hacer soñar a muchos pueblos.

Silvio habita en el alma de un continente entero. Latinoamérica cabalga montada en el unicornio que tantas veces soportó el peso de la siempre viva trova cubana. Los legados se construyen en vida y Silvio hace mucho erigió el suyo.

 

 

 

Impactos: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 2 =