La prensa cubana, fiel al magistral legado de Martí y de Fidel

Urge que nuestra prensa asuma los actuales desafíos con el rigor profesional, la honestidad, la sagacidad y la valentía que demandan estos tiempos

“Criticar no es una meta, sino la aplicación desde posiciones de principios, de un método para interpretar la realidad en su conjunto, promover acciones colectivas para transformarla, y superar las imperfecciones”. Sentenció Fidel.

Por: Rosa Pérez López

Como en los tiempos gestores de la guerra necesaria organizada por José Martí, y como ha sido a lo largo de la Revolución encabezada por Fidel Castro, de pensamiento sigue siendo la guerra mayor que se nos hace. Un enfrentamiento que sólo es posible librar desde las trincheras de nuestros principios, tanto más infranqueables en la medida que la prensa cubana cumpla cabalmente su cometido doctrinario, como la concibiera el Apóstol al fundar el periódico Patria, y Fidel al erigirse en esclarecido comunicador de su ideario justiciero.

Urge entonces que nuestra prensa asuma los actuales desafíos con el rigor profesional, la honestidad, la sagacidad y la valentía que demandan estos tiempos, para que el ejercicio del periodismo sea, más que una profesión, un credo que los periodistas cubanos debemos profesar, comprometidos con los valores y preceptos que contribuyan a perfeccionar y consolidar cada vez más las conquistas del socialismo, sin recurrir ni al hipercriticismo que debilita, ni a la complacencia que acomoda.

“Cuanto nos enseñe con menos fuerza de la que tenemos en la realidad; cuanto nos muestre entretenidos en el camino mientras el enemigo refuerza sus trincheras, eso no es nuestro.” Advirtió Martí.

“Criticar no es una meta, sino la aplicación desde posiciones de principios, de un método para interpretar la realidad en su conjunto, promover acciones colectivas para transformarla, y superar las imperfecciones”. Sentenció Fidel.

De tan magistrales tesis ha de nutrirse hoy y siempre el desempeño de los profesionales de la prensa en Cuba, unidos, certeros y oportunos, en esta guerra de pensamiento que se nos hace y que es preciso ganar a pensamiento.

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × cuatro =