Christian McBride fuera de serie, Leonardo Acosta en la memoria

f0075631
Christian McBride, contrabajista con cuatro Grammys. Foto: Juvenal Balán

A  McBride lo precedieron en la escena la ban­da XX, femenina al ciento por ciento, bajo el liderazgo de la baterista Yissy García y el saxofonista y compositor César Alejandro López

| pedro@granma.cu

 

Cuando los organizadores del Jazz Plaza 2016 anunciaron la presencia de Christian McBride, recordé un impresionante solo que introdujo hace pocos años una sesión del notable compositor y pianista Chick Corea.

De cara a los espectadores que se reunieron para escuchar, en el teatro Mella, a este contra­bajista norteamericano, de 44 años de edad, na­cido en Filadelfia y educado en esa ciudad y en el prestigioso conservatorio Julliard, de Nueva York, se le pudiera equiparar a un Paganini de su ins­trumento, por la capacidad para devorar es­calas y anular velozmente las distancias entre una y otra posición de las cuerdas con la mano izquierda.

Pero eso no le haría justicia. La creatividad con que acomete los desarrollos temáticos y la sagacidad improvisatoria lo consagran como un intérprete fuera de serie, ingenioso y de honda comunicación.

En la línea de Ron Carter y con una clara conciencia de la herencia cultural asimilada, McBride mantuvo en vilo al auditorio por algo más de una hora.

Del jazz al rythm & blues todo lo incorpora a una expresión singular que se ha curtido en sesiones y conciertos junto a Ray Brown, Milt Jackson, McCoy Tyner, Roy Haynes, Herbie Hancock y  Pat Metheny, pero también al lado de Chaka Khan, Queen Latifah y Natalie Cole.

No es remiso al pop, sabe que es la tendencia  predominante en la industria, pero resalta la permanencia de los clásicos: «A Louis Armstrong y Duke Ellington nadie los olvida, vuelven una y otra vez».

McBride no vino solo. Alienta una trinidad que se completa con otros dos ases, el pianista Chris­tian Sands, de sobrados méritos como ejecutante y compositor, y el baterista Jerome Jennings, a quien no le basta sostener la marcha sino también llena espacios con sutiles elucubraciones en las texturas de fondo.

A  McBride lo precedieron en la escena la ban­da XX, femenina al ciento por ciento, bajo el liderazgo de la baterista Yissy García y el saxofonista y compositor César Alejandro López, esta vez al frente de un cuarteto sui generis, bajo, guitarra y tim­bales/tumbadoras, en un derroche de buen gusto, invención y un muy musical sentido del humor.

En la trama del festival destacó asimismo el es­fuerzo por mantener un foro para pensar el jazz y potenciar acciones educativas, que incluyen clases magistrales y proyecciones audiovisuales. Esta vez el coloquio se desarrolló en la Fábrica de Arte Cubano (FAC), a unos pasos del puente de hierro sobre el río Almendares, con Equis Alfonso como gestor principal.

Se honró a Leonardo Acosta, uno de los más agudos y certeros intelectuales cubanos de nuestra época,  no solo con dar su nombre al  evento. La sesión dedicada a su memoria contó con testimonios y valoraciones de Radamés Giro, Ailer Pérez, Norberto Codina y Fernando León Jaco­mino, la presencia de su viuda Michi González y la audición de dos piezas grabadas en 1956 en las que participó Leonardo como saxofonista.

Otros momentos pasaron revista a la impronta de Chicho O’Farrill en el jazz, a la trayectoria del grupo Síntesis, a la permanencia de la revista Cla­ve y a los 30 años de la Agencia Cubana del De­recho de Autor Musical (ACDAM).

Lamentablemente fue escasa la asistencia de músicos, musicólogos, educadores, promotores, comunicadores y público en general. Se trata de un empeño que merece un mayor compromiso institucional.

Tomado de Granma

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce + 14 =