Un nombre recorre el mundo

fidel2

Por Rosa Pérez López

Un nombre recorre el mundo. Ha echado a andar mas allá de la puerta donde un soldado lo escribiera con su sangre y mas allá de las pieles donde se ha escrito con amor y tinta. Ha echado a andar mas allá de las multitudes que lo han aclamado en las calles y las plazas. Más allá de las voces que lo han pronunciado a modo de plegaria en los más íntimos recodos de la patria.

Un nombre recorre el mundo hecho aluvión de pueblos, vendaval de la historia, telúrico anticipo de tiempos por venir. Un nombre recorre el mundo como una voz de mando para reclamar que nunca se arríen las banderas donde se inscriben los mas nobles anhelos de la especie humana.

Un nombre recorre el mundo porque jamás pudieron silenciarlo ni la bala, ni el veneno, ni la infamia, como no es posible impedir la eclosión de las simientes, el movimiento de los astros, la erupción de los volcanes, la justa rebeldía de los oprimidos.

Llega el nombre a todos los confines de la Tierra. Pasa por ciudades y campos, por desiertos y selvas, para argumentar con la hidalguía de su estirpe que no son imbatibles los molinos ni invencibles los imperios. Que no es imposible la esperanza.

Un nombre recorre el mundo y una legión de lealtades, gratitudes y promesas está siguiéndole los pasos. En cualquier sitio de la Tierra un estudiante, un campesino y un obrero  harán de sus libros, sus herramientas y sus aperos una ofrenda de honor; un guerrero se aprestará a escribirlo si fuera necesario con su propia sangre; y una mujer que se acaricia el fértil vientre sabrá que su hijo cuando nazca va a llevar el nombre de Fidel.

 

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + 16 =