El yate se llama Granma

granma1
Foto: Félix Rubén Alomá

La épica acción que tuvo lugar en el oriente del país es recordada en toda la isla

 

Por Félix Rubén Alomá

El yate se llamaba Granma, medía 12 metros  y tenía capacidad para 10 personas.

Pero ese 25 de noviembre de 1956, embarcaron 82 desde Tuxpan, Veracruz. No eran marineros, así que el batir de las olas que originaba balanceos de la goleta, provocó mareos y vómitos a los tripulantes.

Por las aguas del río Tuxpan y bendecidos por la lluvia  cantaron el Himno Nacional y la Marcha del 26 de julio. El joven  Fidel Castro junto  a un grupo de revolucionarios continuaba la ruta hacia la libertad

Cuenta la historia que después de cinco días de navegación una noticia captada por la radio estremece a los revolucionarios. Fueron los sucesos del 30 de noviembre en Santiago de Cuba, la sangre joven corría por las manos de los verdugos de Fulgencio Batista

La épica acción que tuvo lugar en el oriente del país es recordada en toda la isla. En La Habana, capital de todos los cubanos  hay una exposición que preserva la memoria de los sucesos relacionados con aquella histórica expedición y no hay un extranjero o cubano que no se detenga a contemplar el Yate Granma en el memorial que lleva su nombre en el Museo de la Revolución.

Con información de Prensa Latina y Ecured

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.