Colaboración médica cubana en África, un ejemplo de voluntad política

medicoscubanos
Brigada Henry Reeve: defensora de la vida y la paz. Foto RHC

El éxito de esta cooperación radica en la inclusión de elementos como promoción, prevención, educación y acceso universal a los servicios

Escrito por Carlos Heredia Reyes

Un componente esencial de la política exterior de la Revolución Cubana es la colaboración internacional, la cual basada en principios solidarios y humanistas, no está determinada por factores políticos, y aunque abarca las más diversas regiones, siempre se ha enfocado en las naciones hermanas del tercer mundo.

Particularmente la cooperación en la salud es una de las áreas que ha posicionado el nombre de Cuba a nivel mundial, y uno de los casos más recientes, reconocidos por organizaciones como la Unión Africana, Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud (OMS), fue el envío de 256 médicos, enfermeras y técnicos, integrantes del contingente Henry Reeve, a Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona, a ayudar en el enfrentamiento a la epidemia del virus del ébola.

En África, la cooperación cubana ha estado orientada principalmente al ámbito médico y ha resultado de gran importancia, ya que según datos de la OMS, este continente necesitará un millón de profesionales de la medicina en la próxima década para satisfacer las necesidades de intervención básica.

Al intervenir en mayo último en la 69 Asamblea Mundial de Salud, en Ginebra, Suiza, el ministro cubano del ramo, doctor Roberto Morales Ojeda, subrayó que hacer realidad la inclusión de la sanidad como un objetivo esencial en la Agenda de Desarrollo Sostenible, devendría “una oportunidad de trabajar de forma coordinada hacia el interior de nuestros países y establecer lazos de cooperación Sur-Sur y Norte-Sur”.

En su discurso, el titular del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) abogó por intercambiar experiencias positivas, y por actuar de manera conjunta hacia el perfeccionamiento de los sistemas de asistencia y el logro de una cobertura universal.

Y lo hizo convencido de que con un poco de voluntad política es posible, pues en materia de colaboración médica la isla antillana ha demostrado que sí se puede, tal cual lo reafirma la presencia de brigadas cubanas en 67 países con más de 49 mil colaboradores, la contribución a la formación de 33 mil profesionales de 134 naciones y disponer actualmente de una matrícula de 10 mil 476 estudiantes de 136 países en Cuba.

Precisamente, la historia de la colaboración cubana en África es una de las primeras a resaltar cuando se evoca esta solidaridad con los pueblos del Tercer Mundo.

En mayo de 1963, Argelia fue el primer país del continente africano que recibió una brigada médica internacionalista: 55 colaboradores brindaron sus servicios por un año.

Según la directora general de la Comercializadora Servicios Médicos Cubanos, del MINSAP, doctora Yiliam Jiménez, actualmente más de dos mil profesionales y técnicos de Cuba trabajan en una treintena de Estados de esa región.

Un estudio sobre Cuba y África realizado por el investigador estadounidense Conner Gorry, y citado por la edición digital de Telesur, destaca que el éxito de esta cooperación radica en la inclusión de elementos como promoción, prevención, educación y acceso universal a los servicios.

El rigor del programa cubano de formación de recursos humanos para la salud es que, en medio de esa cooperación internacional, la mayor de las Antillas ha sido capaz de mantener sus indicadores sanitarios nacionales y la proporción de un doctor por cada 170 residentes.

El investigador señala que la cuestión consiste en lograr que países como Guinea Ecuatorial, que cuenta con 30 médicos por cada 100 mil habitantes, o como Etiopía, con sólo tres, aprendan de esa experiencia y alcancen niveles sostenibles de personal para liberarse de la dependencia de la ayuda externa y puedan brindar atención a su población.

Como parte de la cooperación médica de Cuba en África, destaca la capacitación a nivel profesional, donde la voluntad política es clave, ya que sin el apoyo financiero y estructural de los gobiernos no puede haber un sector de salud pública africano sostenible, con suficiente recurso humano.

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 4 =