Hígado graso no alcohólico y aterosclerosis

 

Hígado graso

Se decidió investigar si la enfermedad hepática grasa no alcohólica  era o no causante de la aterosclerosis de las arterias carótidas

 

Por M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

El hígado graso no alcohólico consiste en una enfermedad cada vez más frecuente entre  los pacientes con obesidad, diabetes tipo 2, alteración de las grasas sanguíneas e  hipertensión arterial.

Se ha comprobado que las enfermedad cardiovasculares  son la principal causa de fallecimiento de quienes padecen de enfermedad hepática grasa no alcohólica.

Hasta ahora se discutía si  la enfermedad hepática grasa no alcohólica era la causa en si misma de estos procesos o si eran las enfermedades asociadas a ella como la diabetes, la hipertensión o la elevación de las grasas sanguíneas, los verdaderos culpables.

Se planteaba la posibilidad de la relación directa entre el hígado graso no alcohólico y la mortalidad cardiovascular y no por mediación de factores de riesgo comunes para ambos. Se consideró a la afectación hepática como factor independiente capaz de aumentar este riesgo.

Por eso se decidió investigar si la enfermedad hepática grasa no alcohólica  era o no causante de la aterosclerosis de las arterias carótidas. Ellas son los mayores vasos sanguíneos del cuello suministradores de la  sangre arterial oxigenada al cerebro, el cuello y la cara.

LA INVESTIGACIÒN

Fue hecha en el Hospital Pitié-Salpêtrière de la Universidad Pierre y Marie Curie, en París, Francia y publicada en la revista Journal of Hepatology.

Se estudiaron alrededor  de seis mil pacientes entre 1995 y 2012 para evaluar si la  enfermedad hepática grasa no alcohólica es casual  o fue la causa directa de la aterosclerosis de las arterias carótidas.

Al examinarse a todos los pacientes usando ultrasonido carotídeo se pudo comprobar que el hígado graso o esteatosis hepática se asociaba a una lesión pre-aterosclerótica de dichas arterias capaz de predecir futuras alteraciones  cardiovasculares, independientemente de la diabetes tipo 2, la edad, el sexo, el consumo de tabaco y otros factores de riesgo cardiovascular asociados.

La grasa inflamatoria de hígado en esta enfermedad hepática expresa la producción de varios factores pro inflamatorios y pro coagulantes, así como de genes implicados en la aterogénesis acelerada.

Por lo tanto, la enfermedad hepática grasa no alcohólica constituye un factor de riesgo independiente para la aterosclerosis y, por lo tanto, para las enfermedades cardiovasculares.

Ella por sí misma contribuye a la aterosclerosis temprana y su progresión, independiente de los factores de riesgo cardiovascular tradicionales.

TOMANDO MEDIDAS

El exceso de peso corporal es el factor fundamental de esta enfermedad hepática diagnosticable por ultrasonido.

Pero resulta necesario  un seguimiento estricto de las complicaciones cardiovasculares en pacientes con hígado graso no alcohólico. Aquellos con otras enfermedades de riesgo asociadas tienen un riesgo aún mayor de ellas si presentan esteatosis.

Mientras tanto, se debe indicar una dieta balanceada a estos enfermos con el fin de alcanzar el peso ideal calculado para cada persona.

 

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

Jefe del Servicio de Endocrinología

Hospital Docente Dr. Salvador Allende

La Habana – Cuba

 

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − dieciocho =