Michel Temer en frenética carrera neoliberal

temer-agc3aancia-brasil.jpg_1718483346
Foto Telesur

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, está convencido de que seguirá al frente del gobierno hasta el 2019 y comenzó una marcha forzada para restaurar el modelo neoliberal

 

Por Mariela Pérez Valenzuela

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, con apenas unos días al frente del gobierno, dio un viraje a la derecha a la política interna de la nación suramericana, no como si fuera el sustituto momentáneo de Dilma Rousseff, sino el patrón que llegó para quedarse hasta 2019.

La presidenta Rousseff fue separada del cargo por 180 días el pasado 12 de este mes, luego de un golpe de estado parlamentario en el que Temer jugo el papel de articulador y conciliador de las fuerzas políticas para que votaran en contra de la líder revolucionaria en las dos Cámaras del Congreso Nacional.

Luego de que el Senado confirmara que había motivos para enjuiciar a la mandataria por presuntos delitos de los que no pudieron presentar pruebas los acusadores, Temer, el vicepresidente del país de 75 años que responde al derechista Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) de inmediato se impuso en el Palacio del Planalto y junto a él lo más rancio y podrido de la política de la nación suramericana.

Su primer paso fue conformar un gabinete con 23 titulares, desaparecer 10 ministerios, y colocar en el tren Ejecutivo a figuras vinculadas a los sectores bancarios y empresariales, o políticos, como José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), hecho trizas por Rousseff en las presidenciales del 2010 y 2014.

Acompañado por constantes movilizaciones populares en su contra, y hasta rondas de cacerolazos en su primera intervención pública en al menos 10 importantes ciudades, este segundón que jamás llegaría al Palacio de Planalto por el voto popular, situó en puntos clave para el futuro nacional a individuos que responden a los grandes capitales, y que tienen como propósito replantearse el neoliberalismo como sistema.

Considerado un traidor al gobierno que debía supuesta lealtad, este individuo planteó el pasado año, cuando el mismo empezaba a crear condiciones para sacar a la jefa de gobierno,  que  “El impeachment de la presidenta Dilma Rousseff es impensable, generaría una crisis institucional. No tiene ninguna base política y jurídica” .

No solo concilio el golpe entre las fuerzas políticas adversas al sistema político liderado por el Partido de los Trabajadores (PT), sino que liberó al PMDB de su alianza con el gobierno, lo que dejó en libertad a diputados y senadores a votar en el Congreso Nacional por la impugnación presidencial, tal como ocurrió.

En el gabinete de Temer están representados nueve partidos políticos que responden a los intereses de la oligarquía nacional y a quienes deben lealtad en las Cámaras. De ahí que no permitían el paso de las leyes enviadas por el Ejecutivo para de alguna manera mejorar la economía nacional y llevar adelante los programas sociales en favor de los pobres.

Temer integró el llamado grupo del mal con personalidades tan discordantes en la política nacional como Serra, a quien le entregó el Ministerio de Relaciones Exteriores con el fin de debilitar las uniones integracionistas formadas en los últimos 14 años e integrar a Brasil en las alianzas comerciales lideradas por Estados Unidos.

Haciendo caso omiso a los 54 millones de brasileños que votaron por Rousseff, el presidente interino convocó a 23 hombres –ni negras o negros, ni mujeres- de los cuales siete de su PMDB están en la mira de la justicia (procesados o investigados) por presunta corrupción.

A solo horas de asumir de manera provisional, Temer dedicó parte de su intervención bajo el ruido de los cacerolazos en Brasilia, al anuncio de “medidas duras pero necesarias”, las que día a día pone en práctica.

Allí también anunció la eliminación de al menos cuatro mil empleos públicos durante lo que resta de año, una cifra que aumentará cuando se contabilicen los desempleados de los ministerios desaparecidos.

Para ejecutar sus planes cuenta con el nuevo titular del Banco Central, el economista Illan Goldfajn, uno de los dueños del Itaú Unibanco, el más fuerte de la nación, y consultor del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Otro tanque de la economía, Henrique Meirelles, ex presidente del banco de Boston, ocupó la cartera de Finanzas, y ya anunció que los cambios en el sector serán anunciados tan pronto reciba las cuentas de la Unión. Otro que, al parecer, fue nombrado para quedarse.

Blairo Maggi, ahora ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento, es un millonario terrateniente al que la población nombró “el rey de la soja”, dada la importancia de ese renglón en las exportaciones nacionales.

Entre las barbaridades de este individuo que solo piensa en engrosar sus bolsillos está el desmantelamiento de los bosques del Amazonas. Reconocido antiambienalista, la organización Greenpeace le otorgó La motosierra de oro cuando gobernaba Matto Grosso.

En el grupo de ministros designados está también Alexander de Moraes en la cartera de Justicia. Este titular, quien fue jefe de Seguridad Pública en Sao Paulo, es conocido por la violencia utilizada por la Policía militarizada bajo su mando contra manifestaciones estudiantiles.  De Moraes califica a los manifestantes de “ terroristas que utilizan tácticas de guerrilla urbana para poner en peligro el orden público”, según declaró a medios paulistas.

Entre las medidas ya anunciadas está también  la entrega al sector privado de la explotación del petróleo brasileño. Los consorcios de Estados Unidos –país al que se acusa por los movimientos populares de dirigir este golpe, como hizo en Paraguay- serán los más beneficiados por los nefastos cambios del gobierno provisional.

Uno de los programas sociales que ya están perdiendo es Mi casa, mi vida, una de las niñas bonitas del PT, que ya entregó más de un millón de viviendas a familias pobres, y tenía en proyecto constructivo otras dos millones antes de que Rousseff culminara su segundo mandato en 2019.

Temer mandó hace pocos días a paralizar la ejecución de más de 11 mil 200 viviendas “hasta que se conozca el dinero con que contamos”, en alusión a que Rousseff también fue acusada de la realización de movimientos de dinero, la llamada pedalada, de un ministerio a otro, para la ejecución de obras, lo que ocurre de manera normal en los gobiernos.

También intervino la Empresa Brasil de Comunicación (EBC) creada contra los monopolios mediáticos y que permitió la salida al aire de televisoras y emisoras radiales alternativas para hacer frente a los grandes consorcios mediáticos, entre ellos O Globo, que mantenía una sistemática campaña de descrédito contra la mandataria.

Otro plan ya listo para poner en ejecución –según dijo uno de los asesores presidenciales al diario O Estado de Sao Paulo, es la entrega de la ayuda económica “por méritos”-o sea por nivel de pobreza- a los beneficiarios del programa Bolsa Familia, unos 50 millones de ciudadanos.

Las medidas de carácter social de los Ejecutivos petistas permitieron sacar de la miseria a 28 millones de personas durante los tres mandatos consecutivos del PT (2002-2016), los dos primeros con Luiz Inacio Lula da Silva, y luego con Rousseff.

Welllingon Moreira Franco, otro de los golpistas y amigo íntimo de Temer, dijo al periódico paulista que el nuevo gobierno eliminará en cuestión de días la gratuidad de estudio en algunas universidades federales, que permitía graduarse, a ese nivel, a jóvenes de escasos recursos.

Sin legitimidad ante las masas brasileñas –solo un dos por ciento hubiese votado por él para la presidencia- cada día se fortalecen más las movilizaciones públicas en las que aparecen carteles que deslegitimizan las medidas de Temer, y repudian el golpe de Estado.

Las movilizaciones, que no cesan desde el pasado día 11, se realizan en la mayor parte de los 27 Estados y el distrito federal de Brasilia, organizadas por el PT y  las grandes centrales sindicales, organizaciones estudiantiles, activistas políticos y otros sectores que se sienten amenazados por la ola neoliberal que se les viene encima.

 

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × dos =