“Te hablo de Lenin, tempestad y abrigo”

index
Foto tomada de Google

Este 22 de abril recordamos al líder comunista porque son las banderas del marxismo-leninismo las que trazan y trazarán por siempre el rumbo irreversible de la Revolución Cubana

Escrito por Rosa Pérez López

“¿Sabes tú que la mano poderosa / que deshizo un imperio, también era / suave como la rosa? / La mano poderosa / ¿sabes tú de quién era? / Te hablo de Lenin, / tempestad y abrigo.”

Así dibujó Nicolás Guillén en unos versos al líder excepcional a cuyo influjo el mundo se escindiera en dos sistemas sociales diametralmente opuestos, cuando transcurría en la Rusia de 1917 un mes de octubre que se vistió de rojo.

“Te hablo de Lenin” -como dijera Guillén- no por capricho o compromiso circunstancial, porque este 22 de abril hace 146 años le naciera a la historia universal Vladimir Ilich Uliánov. Te hablo de Lenin porque hay muchos que por ingratitud o desmemoria han silenciado su nombre, como si bastara la omisión de su grandeza para anular la contribución práctica que hiciera al socialismo utópico el inmortal pensador.

Te hablo de Lenin porque su legado político-ideológico no es ni será nunca letra muerta o concepto sobrepasado por la vida, aunque muchos hayan abjurado de esas doctrinas, que trasmutadas en acción, en solo diez días lograron estremecer al mundo y sus más injustas e inhumanas estructuras sociales y económicas.

Te hablo de Lenin porque hace apenas setenta y dos horas los comunistas cubanos refrendaron en el Séptimo Congreso del Partido la necesidad de aferrarnos a la médula de nuestros principios y nuestras convicciones, para no cometer la deslealtad de abandonar el camino que nos ha conducido hasta aquí, ni incurrir en la ingenuidad de distraernos en la marcha.

Te hablo de Lenin porque su tempestad doctrinaria sigue abrigando el pujante batallar de nuestras ideas, a la par del nutricio magisterio de Martí y las imprescindibles enseñanzas de Fidel. Te hablo de Lenin este 22 de abril no por capricho o compromiso circunstancial, sino porque son las banderas del marxismo-leninismo las que trazan y trazarán por siempre el rumbo irreversible de la Revolución Cubana.

Impactos: 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × cinco =