Obesidad y asma en mujeres

obesa y asma
La obesidad es un factor de riesgo de padecer de asma

Según un informe del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Estados Unidos, las mujeres obesas presentan mayores probabilidades de sufrir de asma

 

Por M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández *

El asma es una enfermedad crónica de las vías respiratorias. Los síntomas incluyen la falta de aire, silbidos en la respiración, opresión en el pecho y tos sin expectoración  de manera frecuente.

En general, mientras las personas de ambos sexos aumentan de peso, también aumenta el riesgo de padecer de asma.

En la investigación se pudo comprobar que el 7 por ciento de las personas con peso normal sufrían de asma bronquial, sin embargo, con solo sobrepeso, el 8 por ciento presentaban la enfermedad.

Pero entre las mujeres, un 15 por ciento  de las francamente obesas sufrían de asma en comparación con un 8 por ciento con peso normal y un 9 por ciento entre aquellas con sobrepeso corporal

Entre los hombres la tasa de asma no fue significativamente diferente en relación con su peso corporal.

LAS CAUSAS

No se conoce con exactitud las razones por las cuales las mujeres obesas son más proclives a tener asma. Solamente se conoce que ellas tienen un riesgo más elevado de presentar esta enfermedad.

Pero sí queda claro que la obesidad es un riesgo para presentar asma y no al revés.

Incluso aun no se sabe con exactitud si perder peso reduce la frecuencia de mujeres afectadas por ella. Aunque sí es posible prevenir y revertir la obesidad así  cómo controlar el asma.

PUEDEN INFLUIR

Se ha especulado que las hormonas femeninas pudieran jugar un papel importante en la aparición del asma en las mujeres, sobre todo en aquellas con sobrepeso y especialmente en las obesas.

Por eso la enfermedad sería más frecuente en el sexo femenino en relación con el masculino.

Otro elemento para explicar la relación entre la obesidad y el peso pudiera explicarse por la mayor dificultad para respirar en mujeres con cantidades inapropiadas de libras de grasa acumuladas. En esos casos, perder peso conduciría a una respiración más fácil.

A MODO DE CONCLUSIÓN

Los resultados de esta investigación confirman que la obesidad es un factor de riesgo de padecer de asma pues ambas entidades se encuentran evidentemente vinculadas.

Y aunque existen factores de gran relevancia en la salud, indicativos de las razones por las cuales se debe evitar la obesidad a todo trance, como pueden ser la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión arterial o las enfermedades cardiovasculares, ahora el asma se suma como otra nueva razón para evitar los excesos del peso corporal.

 

* Master en Ciencias y Profesor Consultante

Jefe del Servicio de Endocrinología

Hospital Docente Dr. Salvador Allende

La Habana – Cuba

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve − siete =