Con un abrazo cordial despide Raúl a su Santidad Kirill

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, despidió al El Patriarca Kirill de Moscú y de Toda Rusia, en el Aeropuerto Internacional José Martí, en La Habana, el 14 de febrero de 2016. ACN FOTO/Marcelino VAZQUEZ HERNANDEZ/sdl
Foto tomada de ACN

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, despidió ayer en La Habana a su Santidad Kirill, Patriarca de Moscú y de Toda Rusia

 

Ambos intercambiaron un caluroso saludo al pie de la escalerilla del avión en el aeropuerto internacional José Martí.
Yo seguiré estando por Cuba,  sentenció el Primado durante la Divina Liturgia que ofició esta mañana en la Catedral Ortodoxa Rusa Nuestra Señora de Kazán, monumento a las relaciones de amistad y solidaridad cubano-rusas.
Esta cuarta vista a la Isla de Kirill estuvo marcada por el histórico encuentro con el Papa Francisco -el primero tras varios siglos de desavenencias entre ambas instituciones eclesiásticas-, que culminó con la rúbrica de un documento donde coincidieron en la voluntad de avanzar en las relaciones  bilaterales, en favor de la unidad de todos los cristianos.

La declaración resalta a Cuba como símbolo de esperanza del Nuevo Mundo y trata temas como el desplazamiento de los cristianos del Oriente Medio, el diálogo interreligioso, las personas que viven en la pobreza extrema, la familia y la juventud cristiana.

Durante su estancia el Patriarca recibió, de manos del presidente Raúl, la Orden José Martí, la más alta condecoración que otorga el Estado antillano, por su especial contribución a los vínculos de ambos pueblos y sus méritos como mandatario religioso.

Con un “¡Viva Cuba!” en español agradeció la distinción y consideró un deber llevar a niveles superiores las relaciones entre Rusia y Cuba.

También Su Santidad Kirill realizó una visita de cortesía al líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, quienes intercambiaron acerca de temas de interés vinculados a la causa de los pobres, la lucha contra la discriminación, la preservación de la paz y la supervivencia humana.

El Patriarca de Moscú colocó una ofrenda floral ante el Monumento al Soldado Internacionalista Soviético, ubicado en esta capital, donde descansan los restos de los más de 60 combatientes de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), caídos en el cumplimiento del deber en la Isla.

Además, recorrió  la escuela Solidaridad con Panamá, inaugurada en La Habana en 1989 por el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, para atender a niños con limitaciones físico-motoras.

Kirill dijo sentirse feliz en ese centro, al cual obsequió sillones de ruedas, computadoras, juguetes y dulces.
En el emblemático Teatro Martí disfrutó de un concierto en honor de su visita oficial a Cuba, amenizado por melodías sacras en las voces del Coro del Clero de la Eparquía de Moscú, integrante de la delegación del Primado en este viaje a la nación antillana.

Tomado de ACN

Impactos: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − diez =