Tengo una relación muy sentimental con Casa de las Américas

Pedro Juan
“Para mí es un honor ser jurado en este caso de cuento”, afirma Pedro Juan Gutiérrez

Pedro Juan Gutiérrez, narrador, periodista y poeta cubano, integra jurado del Premio Casa de las Américas

 

 

Escrito por: Maggie Marin Ayarde 

mmm@enet.cu

Este jueves se conocieron los autores ganadores de los Premios Casa de las Américas 2016 en sencilla ceremonia en la sala Che Guevara de la institución ubicada en Tercera y G en El Vedado.

Luego de analizar y procesar más de 400 textos distribuidos en los apartados de Cuento, Teatro, Ensayo de tema Artístico-Literario, Literatura brasileña -donde rivalizan esta vez ejemplares de no ficción-, Literatura caribeña en francés o creole, y el Premio de estudios sobre culturas originarias de América, el jurado integrado por más de una veintena de intelectuales procedentes de América Latina y el Caribe leyó el dictamen.

En la edición 57 del Premio Literario Casa hubo un récord de obras presentadas en la categoría de cuento con un total de 221 manuscritos.

Entre los cubanos miembros del jurado está Pedro Juan Gutiérrez, narrador, periodista y poeta, considerado por muchos como uno de los escritores más singulares de América Latina cuya obra narrativa ha sido traducida a más de 20 idiomas.

Radio Metropolitana conversó con Pedro Juan Gutiérrez.

̶ ¿Cuál es su vínculo con la Casa de las Américas para que lo hayan elegido miembro del jurado de este premio?

̶ Yo tengo una relación muy sentimental con Casa de las Américas desde muy jovencito. Cuando yo estudiaba en la Universidad de La Habana periodismo, precisamente, yo venía aquí a la biblioteca donde podía leer los libros de Cortázar, todos los libros de todo el mundo que no se publicaban como Octavio Paz, todo el mundo estaba aquí.

“Después donde primero publiqué algo fue en la revista de Casa de las Américas gracias a Retamar que escogió tres poemas míos y los publicó y para mí fue muy emocionante.

“Desde entonces tengo una relación muy de cariño con Casa de las Américas de toda la vida.

“Yo creo que es el premio más importante posiblemente que hay en el continente. En estos momentos ya tiene 57 años, cada año, no ha fallado nunca.

“Para mí es un honor ser jurado en este caso de cuento.”

̶ ¿Ud. ha presentado obras al Premio Casa?

̶ No.

̶ ¿Por qué si Ud. tiene esa relación tan sentimental con la institución?

̶ Porque yo jamás en la vida he sido de presentar mis libros ni a concurso ni enseñárselo a escritores para que me den su opinión. Yo en eso soy un poco neurótico quizá, no sé. Escribo y es para mí y después trato que una editorial lo publiqué pero no soy de estar mandando a concurso, no sé.

“Yo jamás en la vida he participado en un concurso, ni jamás en la vida le he dado nada a un escritor para que me diga que te parece esta novela, que te parece este cuento. Cuando le daba a Retamar algún poema mío era con la autosuficiencia de que iban a ser publicados todos. –Sonríe entonces– él muy inteligentemente, alguna vez le di en total fueron 15 o 20 poemas, escogió tres y eran los tres mejores por supuesto, muy inteligente, lo cual me ayudó mucho.

“Ya te digo yo no soy de concurso ni de premio. No me interesa ese mundo, nunca me ha interesado”.

A esta altura de la conversación se une otra periodista para registrar también al único cubano miembro del jurado presente en la conferencia de prensa y le consulta, entonces:

̶ ¿En lo personal le impresionó el haber sido seleccionado para el premio que sus obras no son prácticamente publicadas aquí en Cuba?

̶ Sí. Si tú supieras ya hay como cinco ó seis títulos publicados, lo que pasa es que son ediciones muy pequeñitas de dos mil ejemplares. Ahora se presenta uno en la Feria del Libro Diálogo con mi sombra que es un ensayo sobre el oficio de escritor, es decir que se han presentado como seis títulos ya en Cuba casi todos por la editorial Unión de la Uneac.

“También hay una cosa, los revendedores lo compran y entonces para la gente quedan muy poco. Ellos compran cantidades y la verdad es que eso me hace daño. En estos momentos hay dos piratas, una de Trilogía sucia de La Habana y una de El rey de La Habana. Están por ahí la están vendiendo a 120 pesos en la calle, yo me he quedado frío. Hay de todo”.

Luego de la respuesta a la colega trato de retomar el hilo de la conversación.

̶ ¿Pedro Juan no es un tanto difícil si no le gusta presentar su obra a concurso ser ahora jurado?

̶ Sí es un poco difícil tuve que pensarlo. El año pasado ellos me invitaron, Jorge Fornet que es un buen amigo, pero yo estaba en Europa y no pude aceptar y este año si acepté yo creo que es un honor. Es difícil pero a veces hay que hacerlo no queda más remedio”.

̶ El rey de La Habana ha tenido un boom luego de la película que tiene a una actriz cubana nominada a los premios Goya en la categoría de revelación y una Concha de Plata en el Festival de San Sebastián. ¿Qué opinión le merece el vínculo del cine con su obra?

̶ Pues ya quisiera yo que todas mis novelas se llevaran al cine de la manera tan estupenda que salió El rey de La Habana” porque Agustín Villaronga, el director, hizo un guión maravilloso, muy bueno, muy bien hecho y me gustó mucho el guión. La película no la he visto porque yo estaba en España en septiembre cuando se estrenó la película porque estaba promocionando una novela mía que salía simultáneamente y no pude estar en la presentación de la película en San Sebastián.

‘’Ahora está nominada para tres premios Goya nada más y nada menos y está nominada para 10 premios Gaudí que son unos premios especiales que dan en Catalunya, Barcelona, así que parece que la película está muy bien, y ya te digo ojalá que Animal tropical, Trilogía sucia de La Habana pasarán al cine de esa manera con tanta suerte”.

̶ ¿Por qué refleja siempre la parte sórdida de La Habana?

̶ Mira yo vivo en Centro Habana hace 30 años. Centro Habana me ha marcado mucho.

“Yo era un periodista, una gente normal, de clase media, con un carrito, tenía un Moskovich, tenía hijo, matrimonio, familia, una colección de cactus, un perrito, un gatico y de pronto todo eso se deshizo cuando yo tenía 41 años. En el año 90, 91 se deshicieron muchas cosas dentro de mí, se deshicieron muchas cosas a mí alrededor y mi vida cambió. Yo empecé a ver la vida de otra manera y empecé a escribir de esa manera.

‘’Trilogía sucia de La Habana es un libro que yo no me lo puedo volver a leer porque me pone muy triste, me pone muy mal. Fue una etapa mía muy alcohólica, muy desastrosa. Yo no puedo dar explicaciones racionales: ¿Por qué tú escribes así? ¿Por qué no escribes de otra manera? ¿No te convendría escribir de esta otra manera? Mira uno escribe porque escribe y escribes de las zonas más oscuras que tienes adentro por lo regular, no puedes estar decidiendo bueno voy a escribir esto que se vende mejor. Voy a estar más alegre en el próximo libro.

‘’Eres como eres y ya. Te repito las zonas más oscuras de los seres humanos yo creo que nos revelan más como personas que las zonas luminosas. Las zonas oscuras es lo que todos escondemos, no y me parece que eso es más revelador y es a lo que se debe dedicar la literatura, ya el periodismo tiene que ser más luminoso. La literatura yo creo que debe profundizar en el ser humano”.

̶ ¿Alguien podría decir que sus libros pertenecen a la zona no contada del periodismo en Cuba?

̶ No es esa mi intención pero quizá de algún modo sí. Si tú como periodista lo quieres ver así, sí.

“Si me entrevista un antropólogo dice y esto no será antropología de Centro Habana. Bueno yo digo puede ser.

“Si me entrevista alguien que tiene mucho sexo en la cabeza, bueno pero es muy pornográfico tú libro. Bueno, puede ser.

“Alguien que tenga mucha política en la cabeza, pero tus libros son muy políticos, tú eres muy protestón. Ah bueno, está bien.

“Entonces, yo siempre le doy la razón a la gente. ¿Por qué? Porque cada cual rehace su propio libro, sabes es lo que pasa. Tú haces un libro pero después si hay 500 mil lectores salen 500 mil libros diferentes porque cada lector hace su propia lectura. Entonces, ya cuando tú sueltas el libro dices bueno mira felicidades, defiéndete y coge músculos para que te defiendas. Es así”.

̶ ¿El insistir en “esa parte oscura” no es lo que ha provocado que sea un autor tan vendido y que editoriales extranjeras estén tan interesadas en su obra?

̶ No sé el lado comercial porque de eso se ocupan los editores ya. Yo hago una obra de arte. La obra de arte desgraciadamente tiene que salir de mis manos y pasar a manos de los negociantes y los negociantes son los que hacen el negocio. Entonces, no sé, quizá sí. Nunca lo había visto de esa manera, pero quizá sí, puede ser. No sé, de todas maneras aquí en Cuba gusta bastante sabe.”

Dice Pedro Juan Gutiérrez que escribir novelas lo agotan en todos los sentidos, emocional y espiritualmente. Cuando tiene el título de la novela todo comienza a funcionar.   Para escribir hay que ser muy disciplinado pero es un oficio implacable, atroz, terrible. Nadie se lo imagina.

En la 25 Feria Internacional del Libro de La Habana, del 11 al 21 de febrero próximos, Ediciones Unión de la Uneac –Unión de Artistas y Escritores de Cuba- presentara el titulo Diálogo con mi sombra un extenso diálogo sobre el oficio de escritor.

Otros de los textos de este autor publicados por la editorial de la Uneac son Melancolía de los leones, Nuestro GG en La Habana, El rey de La Habana, Carne de perro y El insaciable hombre araña.

Impactos: 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 + 13 =