Coronavirus

La COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por un nuevo virus que no había sido detectado en humanos hasta la fecha. Para protegerse debe lavarse las manos regularmente y evitar tocarse la cara y los ojos. El nuevo coronavirus se propaga principalmente por contacto directo con una persona infectada cuando tose o estornuda, o por contacto con saliva o secreciones nasales.

La COVID-19 se caracteriza por síntomas, como, secreciones nasales, dolor de garganta, tos y fiebre. La enfermedad puede ser más grave en algunas personas y provocar dificultades respiratorias.

Puede reducir el riesgo de infección:

Evitando el contacto directo con cualquier persona con síntomas de resfriado o gripe.

Cubriéndose la nariz y la boca al toser y estornudar con un pañuelo de papel desechable o con la parte interna del codo.

Lavándose las manos regularmente con agua y jabón o con desinfectante de manos a base de alcohol.

Evitando tocarse la cara y los ojos.