Aprovechar el aprendizaje de estos meses de enfrentamiento a la COVID-19

El grupo temporal de trabajo para el enfrentamiento y control del nuevo coronavirus que encabeza el Presidente de la República, analizó detalladamente este sábado la situación epidemiológica que presentan La Habana, Artemisa, Matanzas, Ciego de Ávila, Santiago de Cuba y Guantánamo. Foto: Estudios Revolución

El presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, insistió este sábado, en la reunión del grupo temporal de trabajo para la prevención y control del nuevo coronavirus, en la importancia de aprovechar el aprendizaje adquirido en estos meses de enfrentamiento a la COVID-19 en aspectos como el aislamiento oportuno de quienes resulten positivos y sus contactos, también de las personas con sospechas de portar la enfermedad.

Siempre dijimos que la nueva normalidad exigía más responsabilidad institucional, social, familiar e individual, subrayó el Jefe de Estado; quien también comentó sobre el hecho de que, durante esta nueva etapa, en varios lugares se desmontaron acciones que constituyen garantía para el éxito frente a la epidemia.

El trabajo en todos los ámbitos tiene que ser rápido para cortar la transmisión –reflexionó- lo cual implica a su vez un análisis caso a caso, para continuar sacando lecciones que nos lleven al perfeccionamiento de la situación y así sobrepasarla cuanto antes.

En sus valoraciones, motivadas por el actual retroceso en el control de la enfermedad que se evidencia en La Habana, el mandatario consideró oportuno analizar minuciosamente los factores que conllevaron a ello en la capital, donde en los últimos 15 días se han diagnosticado dos mil 171 pacientes autóctonos.

Teniendo en cuenta el incremento sostenido de casos positivos, el gobernador Reinaldo García Zapata explicó que ha sido necesario ampliar las capacidades hospitalarias. Con disponibilidad de unas cinco mil 200 camas, en estos momentos están acondicionados 27 centros para la hospitalización, ya sea de pacientes positivos o sospechosos.

Según detalló García Zapata, este sábado se daba seguimiento a dos eventos de transmisión local y a 942 controles de focos. Al referirse a estos últimos, comentó que se mantiene una atención especial sobre los 44 que tienen más de cinco casos confirmados y pudieran representar un mayor riesgo epidemiológico.

Ante la tendencia al ascenso de las personas diagnosticadas con la enfermedad, dijo que se ha puesto especial énfasis en el reforzamiento de las medidas restrictivas en las áreas de mayor complejidad; al tiempo que se trabaja con prioridad para determinar la fuente de infección de quienes resultan positivos; la realización de pesquisas, fundamentalmente a los vulnerables; y la información oportuna de los resultados de los PCR.

Artemisa, Matanzas, Ciego de Ávila, Santiago de Cuba y Guantánamo, provincias que junto a La Habana reportaron en la jornada los mayores niveles de confirmados y muestran una tendencia al ascenso en la tasa de incidencia por cada 100 mil habitantes durante las pasadas dos semanas, centraron también los análisis de la reunión del grupo temporal de trabajo del Gobierno.

El encuentro, como es habitual, estuvo dirigido por el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, y también participaron el segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, José Ramón Machado Ventura; el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo Hernández; y el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa.

De manera particular sobre Matanzas, que con 711 personas diagnosticadas en los últimos 15 días mantenía este sábado 313 activos, siete de los cuales se reportaban en estado grave, el gobernador Mario Sabines Lorenzo explicó que es en los municipios de Matanzas y Cárdenas donde están las mayores complejidades de la provincia, y por tanto, se ha reforzado el trabajo en la atención primaria y en los centros de aislamiento para garantizar que los protocolos que están establecidos se cumplan.

Refirió, además, que se han ampliado las capacidades de aislamiento de contactos para no dejar en las viviendas aquellos que presentan un mayor riesgo epidemiológico.

En el caso de Artemisa y Ciego de Ávila, que con 224 y 236 pacientes autóctonos diagnosticados durante los pasados 15 días, respectivamente, también muestran una elevada dispersión de la enfermedad, se insistió en la pertinencia de incrementar las acciones de control epidemiológico en la base, lo cual constituye una garantía para cerrar con mayor celeridad los focos activos.

Respecto a Santiago de Cuba y Guantánamo, cuyos escenarios se han complejizado en las últimas jornadas, fundamentalmente en las cabeceras provinciales, los respectivos gobernadores comentaron sobre el trabajo que se ha realizado para revertir ese escenario, de conjunto con sendos equipos de especialistas del Ministerio de Salud Pública que allí se encuentran y a los cuales se sumó en días recientes el titular del sector José Ángel Portal Miranda.

De manera particular sobre Santiago de Cuba, donde en las últimas dos semanas se han confirmado 848 pacientes, la gobernadora Beatriz Johnson Urrutia se refirió al procesamiento de las muestras de PCR pendientes y a las acciones que se han realizado para la recuperación de las capacidades del laboratorio de biología molecular de la provincia.

En tanto, aseguró, se continúa profundizando en la inspección sanitaria estatal para elevar la percepción de riesgo y el rigor, que también nos ha faltado en este nuevo momento del enfrentamiento a la epidemia.

Desde Guantánamo, el gobernador Emilio Matos Mosqueda acotó que se disponen acciones que permitan abrir nuevos centros para el ingreso de casos confirmados, sospechosos y contactos que requieren atención diferenciada, al tiempo que se supervisa y exige por el buen funcionamiento de los que prestan servicios.

Asimismo precisó que en la provincia se continúa trabajando para resolver las dificultades en la atención primaria de Salud, lo cual constituye una prioridad en el accionar para cortar caminos a la transmisión del virus. En este sentido, dijo, las acciones se encaminan esencialmente a cumplir con rigor el  traslado de los casos confirmados y sospechosos; profundizar en la investigación epidemiológica; y elevar de manera constante la calidad de la pesquisa en las comunidades.

Justamente esta oriental provincia, puntualizó durante la reunión la viceministra de Salud Pública, Carilda Peña García, tiene en estos momentos la mayor tasa de incidencia del país por cada 100 mil habitantes en los últimos 15 días: 183.88. La tendencia en la confirmación diaria de casos sigue siendo ascendente, aseguró.

Al comentar las cifras reportadas en la nación este sábado, la Viceministra enfatizó en que, de los 532 casos autóctonos, 48 estaban vinculados a viajeros internacionales, con lo cual sumaban seis mil 702 personas en esta misma situación, el 51.1% del total de casos diagnosticados desde el pasado 15 de noviembre. Apuntó, además, que el 39.7% de los controles de focos activos está directamente relacionado con viajeros. Provincias como Artemisa, Mayabeque, Sancti Spíritus, Las Tunas, Holguín y Granma, tienen entre un 80% y un 100% de sus focos asociados a este particular, abundó.

Si bien en los últimos días, producto a las medidas que ha ido adoptando el país, se ha reducido considerablemente la entrada de viajeros al territorio nacional, continúa latente el riesgo epidemiológico que entraña el incumplimiento de los protocolos sanitarios establecidos para estos casos.

Elevar la responsabilidad y la percepción de riesgo en los ámbitos institucional, familiar y personal, sigue siendo el reto al que estamos convocados todos.

Yaima Puig Meneses

amss/Tomado de Granma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 7 =