Responsabilidad: denominador común para la nueva normalidad

Foto: Granma

Cuando parecía que ya lo peor había pasado con el SARS-CoV-2, varios países padecen las consecuencias del rebrote de la COVID-19, algunos con récords de casos infectados que superan los picos registrados entre marzo y mayo.

Para Cuba, el escenario tiene sus particularidades: por un lado, casi siete meses de medidas de confinamiento con la consiguiente protección a trabajadores interruptos, madres con niños pequeños, a enfermos y vulnerables; por el otro, la urgencia de retomar las actividades económicas que se adormecieron mientras el Estado asumía, con su presupuesto, el tratamiento y los recursos para cada paciente, sospechoso, contacto, control de foco y evento de transmisión que hubiera en el país.

Aun cuando el Estado seguirá asumiendo todas las medidas para garantizar la salud de la población y se continúe trabajando para tener nuestra propia vacuna contra la enfermedad, la nueva normalidad implica mayor responsabilidad individual en función del bien colectivo.

Los ingresos domiciliarios, el regreso a los centros de trabajo, la reanudación del curso, retomar la vida económica, prestar servicios y producir bienes requiere de ese insustituible aporte personal. Los recursos los tenemos: desinfección de las manos, de las superficies, el uso del nasobuco y el distanciamiento físico para prevenir el contagio.

En las condiciones de hoy toca mantener lo que hicimos bien en meses anteriores y recordar que no será para este año que tengamos un fármaco contra el nuevo coronavirus; pero es ahora que debemos retomar los proyectos que quedaron pendientes en lo económico y lo social, y enrumbarlos hacia la revitalización del país. Dejarlo para después sería una irresponsabilidad colectiva.   

Yenia Silva Correa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 8 =