Curso escolar 2019-2020 se reiniciará en septiembre excepto en La Habana

Foto: ACN

El curso escolar 2019-2020 se reiniciará en Cuba el primero de septiembre venidero con excepción de La Habana que actualmente se encuentra en la fase de transmisión autóctona limitada por un rebrote de la COVID-19, dijo este viernes en esta capital Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación.

La titular del sector informó que mientras el resto del país cumplirá con el cronograma establecido para la segunda fase del año académico, que concluye el 31 de octubre, para La Habana y los municipios que se encuentren en cuarentena el Ministerio y el Instituto Central de Educación evalúan posibles medidas entre las que se encuentra la transmisión de programas televisivos.

El propósito es asegurar que los estudiantes de la capital tengan las mismas oportunidades que los del resto del país y reciban la atención de sus maestros, para lo cual pedimos además la colaboración de la familia, dijo Velázquez Cobiella en una mesa redonda sobre el tema.

Añadió que se mantendrán abiertos los círculos infantiles y escuelas primarias para garantizar que las madres trabajadoras puedan incorporarse a sus labores y en esos lugares se seguirán los protocolos sanitarios establecidos.

Mientras, en el resto de Cuba la segunda fase del período académico comenzará el 24 de agosto con la reincorporación de los profesores para la preparación metodológica y la puesta a punto de las condiciones materiales de las escuelas; además de que habrá reuniones con la familia para explicar los nuevos horarios y procesos docente-educativos.

La Ministra precisó que los alumnos volverán a las aulas el primero de septiembre y durante las tres o cuatro semanas iniciales consolidarán conocimientos y posteriormente cumplirán con el cronograma previsto de evaluaciones, otorgamiento de plazas para la continuidad de estudios y celebración de graduaciones cumpliendo las medidas sanitarias orientadas.

En esta etapa el Mined implementará un plan de medidas que incluye un horario escalonado de clases, el reacondicionamiento de centros escolares para incrementar el distanciamiento físico, el pesquisaje diario, el uso obligatorio del nasobuco y la desinfección de manos y superficies.

Velázquez Cobiella significó que en esta etapa se mantuvieron abiertos círculos infantiles, hogares de niños sin amparo filial y escuelas primarias; así como las villas para profesores de apoyo a La Habana, y en ninguno de estos escenarios se tuvo que lamentar un foco de la COVID-19.

La titular del sector explicó que se ha trabajado para mejorar la infraestructura de los centros educativos y adecuarlos a las exigencias de los nuevos protocolos sanitarios y que de una cifra inicial que sobrepasaba el millar, en la actualidad solamente 127 no han sido certificados por el Ministerio de Salud Pública.

Respecto a la preocupación por el hacinamiento, la Ministra señaló que se han identificado soluciones que van desde la reorganización de horarios hasta las aulas anexas y la reutilización de espacios.

Cuba suspendió sus clases en marzo de este año como parte de las medidas del gobierno para el enfrentamiento a la COVID-19. Durante una etapa los estudiantes recibieron contenidos por la televisión mediante programas educativos y posteriormente se incorporaron a las vacaciones.

Con la declaración de la primera fase de recuperación los maestros volvieron a las aulas para culminar su preparación metodológica y el 20 de julio también se acogieron a sus vacaciones.

amss/Tomado de ACN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *