Viernes tres de julio, Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico

 

La bolsa de plástico es un objeto cotidiano utilizado para transportar pequeñas cantidades de mercancía. Fueron introducidas en el entorno comercial en los años setenta. Y se hicieron, rápidamente, muy populares a través de su distribución en supermercados y otras tiendas.

En el día a día, las bolsas de plástico se convirtieron en uno de los objetos más cotidianos pero también, en uno de los más perjudiciales para el medio ambiente.
Por eso, en aras de reducir la utilización de bolsas plásticas de un solo uso y fomentar su consumo responsable, cada tres de julio el mundo celebra el Día Internacional libre de bolsas de plástico.

 ¿Por qué son tan dañinas las bolsas de plástico?
Las bolsas de plástico tardan más de 500 años en descomponerse. Se estima que cada persona gasta una promedio de unas 230 bolsas de plástico al año.
Al no ser reciclables, las bolsas quedan en el planeta perjudicando a todos los que aquí vivimos.

A los océanos llegan cerca de 12 millones de toneladas de plásticos cada año. Estos residuos suponen una grave amenaza para las especies marinas.
Según estiman los expertos el plástico ya entró en la cadena trófica.
Uno de cada seis peces que se venden en las pescaderías contiene microplásticos en sus estómagos.

Estimular el uso responsable de este material es todo un desafío, aunque se ha avanzado mucho en la reducción de las bolsas de plástico, sobretodo en centros comerciales y otros lugares de consumo.
Muchos supermercados suprimen estas bolsas, sustituyéndolas por cartón o bolsas de tela que pueden reutilizarse, sin embargo aún estamos muy lejos de eliminarlas totalmente.

Para lograr este gran reto se necesita el esfuerzo conjunto de todos los sectores de la sociedad, desde los gobiernos hasta el consumidor final.
Intentarlo en función de salvar al planeta por el beneficio común presupone evitar la contaminación de mares y océanos, la pérdida de recursos naturales y la desaparición de ecosistemas muy valiosos.

 Algunos consejos útiles

  • Nunca salgas de casa sin una bolsa de tela plegable: las bolsas de fibra textil ocupan muy poco espacio y no cuesta nada llevar una o varias en el bolso.
  • Nunca se sabe cuándo tendremos que hacer una compra imprevista.
  • No cojas la bolsa de manera automática, ¡Piénsa antes de actuar!
  • Recicla y reutiliza las bolsas que tienes en casa.
    Por mucho que queramos reducir las bolsas, siempre se nos acumulan una buena cantidad.
  • No las botes! puedes reutilizarlas para otras compras o para recoger la basura, y en caso de que estén en mal estado o muy dañadas, tíralas directamente al contenedor de basura.

 

odh

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 8 =