Roig de Leuchsenring: el inimitable (+Audio)

Por: Andrés Machado Conte


Roig de Leuchsenring: el inimitable

El primero de julio de 1935, el investigador, ensayista, etnólogo, periodista y patriota cubano Emilio Roig de Leuchsenring, fue designado oficialmente Historiador de La Habana, un capítulo de enorme resonancia en el tiempo por la salvaguarda de la memoria de millones y por la preservación del patrimonio erigido.

A manera de homenaje, la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC), instituyó la fecha para reconocer el oficio de aquel hombre que, en las numerosas referencias al uso, se define como “revolucionario esencial, que nunca militó en partido alguno, pero que estuvo siempre en el grupo de vanguardia de la sociedad”.

Su sucesor al frente de la Oficina del Historiador de La Habana, el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas 2016, Eusebio Leal Spengler, admitió que ese antecedente querible supone un enorme peso de responsabilidad.

Eusebio Leal Spengler significó el permanente reclamo de María Benítez, la esposa del fundador de la Oficina del Historiador de La Habana, y autor de ensayos ejemplares: “Recuerde siempre que usted fue su discípulo”.

 

El Historiador de La Habana remarcó la heredad moral entrañable que Emilio Roig de Leuchsenring conservó de Enrique José Varona: una réplica de la escultura La Victoria de Samotracia, salvada del saqueo de la casa del eminente pedagogo cubano, tras el alevoso ataque de sicarios machadistas el 30 de marzo de 1927.

Para evocar aquella trascendental designación de Emilio Roig de Leuchsenring al frente del trabajo por la memoria de la capital el primero de julio de 1935, la fecha devino Día del Historiador Cubano.

Tomado de Radio Rebelde

odh



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 1 =