Cuando la alerta llega

 En estos años de ejercicio de la profesión, conjugados con la experiencia cotidiana y los valores humanos, he podido entender cuánto camino aún queda por recorrer en el aprendizaje de una lección colectiva.

La Pandemia de la COVID-19 bien puede ser el epicentro de este recorrido por el saber. Pero insisto, no será el único, porque la historia de la humanidad nos demuestra día a día que son tantos los fenómenos desconocidos que siempre habrá un libro por hacer.

De ahí que, aun cuando las autoridades sanitarias de la capital y el país han sumado grandes esfuerzos en políticas y acciones prácticas para hacer que la población tenga garantizado el bien más preciado de la existencia: la vida, muchas entidades, organismos y personas desvalorizan este aprendizaje en juicios de escaso valor cognitivo.

Y afirmo esta idea porque son varios los sujetos y actores que no han comprendido la magnitud del hecho que cuesta hacer caso omiso a las «alarmas oportunas».

Advierto que el tiempo puede ser una suerte de ilusión cultural, pero al final de la ruleta, te puede ajustar las cuentas. Entonces el incremento de los casos positivos este lunes podría ser ese aviso oportuno de que en la confianza está el verdadero peligro.

Quien burla a la legalidad y el orden no solo omite el acto de la responsabilidad individual, sino borra a cero el deber social.

No son tiempos solo para enseñar y educar, también es necesario el rigor para llamar a la conciencia.

Quizás cuando la calma se avecina es cuando más cerca puede estar la tempestad. De ahí que prefiero creer en los pronósticos para no pecar en la ingenuidad.

Seamos mucho más sabios y apliquemos en cada práctica y victoria aquella frase martiana que afirmaba…»hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas porque de revelarlas pondrían en peligro su fin».

Seamos más audaces y gigantes, para ser más sabios y oportunos. Solo así vale la pena el sabor del triunfo.

amss

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *