Nada sustituye la responsabilidad individual y colectiva

«Cada día nuestros trabajadores de la Salud arriesgan sus vidas, dejan a su familia, viven jornadas agotadoras, por lo tanto, no es demasiado pedir que nos cuidemos».

Así dijo, en conferencia de prensa, el doctor José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública, al valorar de imperiosa la necesidad de convertir el actuar responsable de la población en una práctica inviolable, ahora que el país ha entrado en la fase de transmisión autóctona limitada de la epidemia.

Esta es una etapa de transición que «se diferencia por la confirmación de casos en los que no se han podido comprobar nexos con viajeros procedentes de zonas afectadas, y están limitados a conglomerados pequeños en comunidades o localidades. Es la etapa previa a la epidémica», explicó.

«No es momento para medias tintas», apuntó, refiriéndose al imprescindible combate que de­be librarse contra las actitudes que aún denotan baja percepción de riesgo, un aspecto que resulta clave para reducir las probabilidades de infección.

Precisó que, aunque están actualizados los protocolos de tratamiento, lo más importante es acudir tempranamente al médico, elevar la cultura en el uso del nasobuco y, sobre todo, no esconder los síntomas.

En concordancia con las palabras del Presidente cubano sobre la disciplina, la cooperación y la solidaridad como vacunas de este tiempo, Portal Miranda destacó la importancia de que la población participe de forma activa y responsable, porque «nada sustituye la responsabilidad individual y colectiva en el enfrentamiento a esta pandemia».

Lab/ Tomado de Granma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *