Un buen lavado de manos es prevención necesaria

Foto: Sipse.com

El lavado de manos se refiere a la aplicación de una sustancia detergente, ya sea en forma de barra o gel de jabón, preferentemente antiséptico, sobre la piel húmeda de las manos y que añadida a la fricción mecánica de las mismas por el tiempo de un minuto provoca, luego de su enjuague, la remoción mecánica de los detritus, componentes orgánicos y microorganismos de la superficie de la piel.

Lavarse las manos es una medida aparentemente sencilla, pero es una de las fundamentales para prevenir la propagación de infecciones de diversas causas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) lavarse las manos de manera correcta pudiera salvar la vida a ocho millones de personas cada año, sólo en los hospitales.

Lo mismo en el hogar, la escuela o durante la jornada laboral, la higiene de las manos es fundamental para disminuir de manera significativa la propagación de gérmenes y virus comunes, como el de la influenza, el norovirus o el coronavirus, entre otros y también para prevenir en gran medida las intoxicaciones alimentarias.

Conoce como lavarlas bien

No se trata solamente de poner las manos debajo del chorro del agua de la llave para mojarlas y frotar un poco de jabón entre las palmas. Para la eliminación eficaz de gérmenes, el lavado de manos debe seguir un proceso de más minuciosidad.

Idealmente las manos se deben mojar con agua corriente y utilizar jabón. Siempre se deben frotar hacia adelante y hacia atrás hasta las muñecas, entre todos los dedos y debajo de las uñas; la limpieza debe durar como mínimo 20 segundos, preferentemente 60, y repetirse en el día cuantas veces sea necesario.

Antes de preparar alimentos y después de manipular carne, aves y mariscos crudos, las manos deben lavarse con agua tibia y jabón.

Siempre es preferible secarse las manos con toallas de papel desechables, de tela o de felpa bien limpias o secarlas al aire libre.

Cuándo se deben lavar las manos

Los momentos principales son antes de preparar comida, al comer o cuando se vaya a alimentar a los niños.

También debe hacerse después de preparar la comida, manipular alimentos crudos, sobre todo carnes, durante la preparación de las comidas, al cambiar de alimentos mientras se manipulan, al tocar los huevos o los alimentos ricos en huevo.

También es imprescindible al usar el baño, cambiar un pañal, toser o estornudar, manejar la basura o los platos sucios.

No puede obviarse el lavado de manos después de fumar un cigarrillo o un tabaco, tocar y acariciar a las mascotas, utilizar el teléfono, acariciar la cara, el cabello, el cuerpo o dar la mano a otras personas por muy cercanas que sean, manipular un corte, una lesión o una llaga, limpiar la casa o tocar la ropa sucia.

Y obviamente, cuando las manos se encuentren objetivamente sucias o hayan manipulado algo considerado como poco o nada higiénico.

No es exagerado, es necesario

No estamos hablando de adquirir una misofobia, derivada de la palabra “mysos”, de origen griego que significa suciedad, y definida como un persistente, anormal e injustificado miedo a los gérmenes o a la contaminación, frecuentemente acompañado de un incesante lavado de manos.

Es toda una realidad objetiva, pues en estos tiempos de propagación de tantas enfermedades contagiosas entre ellas las virosis y la manipulación de alimentos para ser consumidos por gran número de ciudadanos por encontrarse en venta pública, se debe hacer una pausa reflexiva, volver a leer este artículo y cumplir fielmente con estas indicaciones.

…………………………………………………
M.Sc. Dr. Alberto Quirantes Hernández
Master en Ciencias y Profesor Consultante
Jefe del Servicio de Endocrinología
Hospital Docente Dr. Salvador Allende
La Habana – Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =

1 comentario sobre “Un buen lavado de manos es prevención necesaria

  1. Publicación muy buena para todos los seguidores de esta página, socializar en mi comunidad será mi tarea como personal de salud ELAM