Gracias a los médicos latinoamericanos en su día

La labor consagrada y desinteresada  caracteriza a los más de 100 mil doctores activos que tiene la Mayor de las Antillas, quienes  representan un nueve por ciento por cada mil habitantes, la más alta de la historia.

La medicina latinoamericana, celebra su día cada 3 de diciembre en homenaje al nacimiento del sabio cubano Carlos Juan Finlay, descubridor de la fiebre amarilla.

Para conmemorar la fecha se desarrollan en el país jornadas de homenajes a los trabajadores de la salud y  se resaltan  los principales logros en esta esfera en el año.

La labor consagrada y desinteresada  caracteriza a los más de 100 mil doctores activos que tiene la Mayor de las Antillas, quienes  representan un nueve por ciento por cada mil habitantes-, la más alta de la historia-, en tanto ha formado a más de 370 mil de diversas latitudes.

El personal cubano de la salud lo integran médicos, estomatólogos, enfermeros, en su mayoría licenciados, técnicos especializados y en otras carreras afines.

Desde el primer contingente médico que brindó su apoyo solidario en Argelia en 1963, los profesionales de ese sector dieron innumerables muestras de sacrificio y dedicación; hoy llegan a decenas de países vestidos con sus batas blancas, muchas veces mochila al hombro, montados en caballos o atravesando ríos crecidos en pequeños botes; llevan sus saberes de manera gratuita a los lugares más alejados de las ciudades y de difícil acceso.

A todos los caracteriza el cumplimiento honroso derivado de convenios de cooperación suscritos por Cuba con otras naciones en situaciones normales, o en momentos de contingencias como desastres naturales.

El personal de salud cubano estuvo en eventos de grandes proporciones ocurridos en Pakistán, Venezuela, Ecuador, y algunas naciones centroamericanas. También trabajaron en el combate a la epidemia de cólera que siguió al terremoto que dejó en ruinas a Haití en el 2010; y el enfrentamiento a la epidemia de ébola en tierras africanas.

Con el objetivo de ayudar a otras poblaciones en momentos de penurias se creó en 2005 por iniciativa del líder histórico de la Revolución Fidel Castro el Contingente Internacional de Médicos Especializados en situaciones de Desastres y Graves Epidemias “Henry Reeve”, integrado por mujeres y hombres de una profunda vocación humanista.

Según afirmó José Ángel Portal, ministro cubano de Salud Pública, suman unos 234 mil los profesionales de las diferentes ramas de las ciencias médicas que laboran en más de 13 mil instituciones sanitarias del país, los que con su elevada preparación científica y técnica  garantizan la salud, tanto en su país como en el exterior.

“Los cubanos han atendido a millones de pacientes en países de prácticamente todos los continentes, donde su presencia se ha hecho casi imprescindible, no solo como médicos generales integrales, sino en otras áreas especializadas de suma importancia, como la ginecología, la oftalmología y la atención prenatal”- según fuentes consultadas-.

A lo largo de su vida, el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, ofreció infinitas muestras de su humanismo y de su convicción de la justicia social sobre la base de la igualdad.

La Escuela Latinoamericana de Medicina en Cuba- concebida por él-,  ha graduado 29 749 médicos de 115 países desde su inauguración el 15 de noviembre de 1999.

 En ocasión de la primera graduación de médicos de la ELAM (mil 600 doctores y doctoras en total), ocurrida en el 2005 en el teatro Karl Marx, de la capital cubana, Fidel expresó que la libertad solo se conquista con la solidaridad y agregó que ella nos hace más humanos y verdaderamente independientes.

Los graduados de ese centro de altos estudios, que este año cumplió 20 años de fundada, han apoyado la labor de los galenos cubanos en  diferentes desastres naturales en Haití, México, Guatemala, Chile y en la Amazonía y también se han insertado en las brigadas médicas en la Operación Milagro –un programa social para la atención de personas con afecciones visuales ideado por los líderes de Cuba y de Venezuela, Fidel, y Hugo Chávez.

Además de los titulados en la ELAM, único de su tipo en el momento de su fundación, otros seis mil extranjeros se formaron en las universidades cubanas, procedentes en su mayoría de América Latina y África.

El Día de la Medicina Latinoamericana fue instituido en homenaje al médico cubano Carlos Juan Finlay Barrés, nacido el 3 de diciembre de 1833. Este año 2019 celebramos el 186 aniversario de su natalicio. Se hizo acreedor de la gratitud universal, no sólo por su trabajo en relación con la fiebre amarilla, sino porque también descubrió y solucionó el terrible problema del tétanos infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + diecisiete =