La Salud habanera y el bienestar humano, en los 500 (II)

En el Hospital Dermatólogo Especializado “Guillermo Fernández Hernández Vaquero”, respiras ese aire que inspira compromiso, entrega y voluntad.

Situado en El Rincón, municipio de Boyeros, el centro fue uno de los que recibió la Placa 500, que otorga el Gobierno de la ciudad a colectivos con resultados sobresalientes.

Allí tenían previsto terminar este año siete obras y culminaron 45 como parte de un programa integral de reanimación, es decir, rehabilitaron el 80 por ciento del total de la institución, que incluye la pavimentación de sus accesos.

En diferentes etapas reorganizaron y aumentaron las consultas externas, lo que les permitió atender a mil pacientes más cada mes. Así comentó el Director del hospital, el Doctor Rolando Montero Díaz.

Explicó que hoy es mayor el índice ocupacional y disminuyeron el promedio de estadía de los ingresados, lo que habla de una labor más eficiente en la recuperación de los mismos.

Ellos trabajan en la puesta en marcha de nuevos servicios como microbiología, estomatología, ozonoterapia, medicina natural y tradicional, entre otros.

Impresiona el rescate de valores históricos con la ubicación de réplicas de bocetos de mártires en las fachadas, salidas de las manos del escultor Erminio de la Cruz. A él y a destacados obreros y constructores entregaron reconocimientos Luis Antonio Torres Iribar y Reinaldo García Zapata, máximas autoridades del Comité Central del Partido y el Gobierno, respectivamente, en La Habana.

Al mismo tiempo mantienen un vínculo estrecho con la comunidad y en especial con niños de la Escuela Primaria “Calixto García”, prestos a declamar poesías a quienes visitan el lugar.

Merecedor también de la Placa por el aniversario 500 de La Habana es el Hospital Pediátrico Universitario “William Soler”, del municipio de Boyeros.

 

Allí abrieron un Centro de Entrenamiento de Cirugía de Mínimo Acceso, donde los médicos se adiestran antes de entrar al salón, mediante el uso de equipos computadorizados de última generación.

También inauguraron un Centro de Información al Paciente, en el cual pueden ser atendidos quienes van a indagar sobre el estado de salud de alguno de los niños.

Llegar hasta el Hospital Psiquiátrico “Comandante Doctor Eduardo Bernabé Ordaz”, del municipio de Boyeros, es rememorar la imagen de aquel barbudo director que durante años asumió esa enorme institución como su casa y a los pacientes como familia.

Huella que perpetúan quienes laboran en el colectivo, donde impusieron La Placa 500 en un Laboratorio de Imagenología recién inaugurado, como parte de las transformaciones integrales.

Es usual que cuando llegas al Psiquiátrico, te acojan con actuaciones de la Banda de conciertos, poesías y canciones.

En esta ocasión quienes reciben atención médica, entregaron a los dirigentes del Partido y el Gobierno artículos artesanales elaborados en clases y momentos de ocio. Uno de ellos, que al parecer no tenía nada que regalar, se paró de su silla y ofreció el libro que estaba leyendo.

También fuimos testigos del reclamo de una trabajadora que exigía que subieran a un edificio para que vieran cómo habían acondicionado el área de Economía.

Se trata de mujeres y hombres de esta capital, que de forma cotidiana, sacrificada y altruista, buscan en cada jornada una nueva conquista en pos del perfeccionamiento del sistema de salud cubano.

Información relacionada:

La Salud habanera y el bienestar humano, en los 500 (II)

 

MELM/rg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *