Estados Unidos arrecia bloqueo, amigos de Cuba responden con más solidaridad

Foto: La Demajagua

Cuando Estados Unidos publica oficialmente este lunes una nueva regulación que recrudece el bloqueo a Cuba, amigos en este país ratifican su compromiso de defender la soberanía de esta isla caribeña.

El pasado viernes el Departamento de Comercio anunció en un comunicado que restringirá aún más el acceso de Cuba a aviones comerciales y otros bienes, como parte de la creciente hostilidad mostrada por la administración de Donald Trump desde junio de 2017, cuando decidió revertir un proceso de acercamiento bilateral.

De ese modo, el Registro Federal publica oficialmente este lunes una regla final en la cual se establece que la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio modifica los Reglamentos de Administración de Exportaciones (EAR, por sus siglas en inglés) para restringir aún más las exportaciones y reexportaciones de artículos a Cuba.

Específicamente, las nuevas medidas transforman la política de licencias para denegar los arrendamientos de aeronaves a aerolíneas estatales cubanas, y aclaran que las aeronaves y embarcaciones no son elegibles para una excepción de licencia si son alquiladas o fletadas por un nacional del país caribeño.

Asimismo, la regulación que profundiza el cerco económico, comercial y financiero impuesto por Washington contra la isla hace casi 60 años, modifican los EAR “para establecer un nivel general de mínimo de un 10 por ciento para Cuba”.

En mayo de 2015, luego de anunciar la decisión de restablecer relaciones diplomáticas con Cuba y abrir un proceso de normalización de nexos, la administración de Barack Obama (2009-2017) retiró a la isla de la unilateral y controvertida lista de países patrocinadores del terrorismo.

Tal movimiento hizo que Cuba fuera elegible para un nivel general de mínimos del 25 por ciento, lo cual significaba que la mayor de las Antillas podría importar mercancías que no tuvieran más de un 25 por ciento de componentes norteamericanos.

Con la regla que aplica ahora la administración Trump, vuelve a imponerse el límite de un 10 por ciento, de modo que se prohíbe la reexportación a la nación antillana de artículos extranjeros que contengan más de esa cantidad de componentes estadounidenses.

La regulación revisa, además, la Excepción de Licencia conocida como Apoyo al pueblo cubano, con el fin de prohibir ciertas donaciones al gobierno de la isla y al Partido Comunista de Cuba.

También elimina la autorización de exportar “artículos promocionales” que Washington considere que benefician generalmente al Gobierno, y limita la exportación de bienes para la actualización de la infraestructura de telecomunicaciones.

Para justificar estos cambios, la administración Trump vuelve a hablar de supuestas violaciones contra el pueblo cubano y el apoyo de La Habana al gobierno constitucional de Nicolás Maduro en Venezuela.

Las medidas entran en vigor poco antes de que los días 6 y 7 de noviembre ocurra una nueva votación contra el bloqueo en la ONU, donde la inmensa mayoría de la comunidad internacional debe condenar una vez más el cerco, considerado como la principal violación de los derechos humanos de los cubanos.

El mismo día en que se dio a conocer este paso contra la isla del ejecutivo norteamericano, comenzó en Washington la conferencia anual de la Red Nacional de Solidaridad con Cuba (NNOC), una coalición que tiene entre sus metas fundamentales el levantamiento del bloqueo.

Tal cita, que tuvo como sede al Instituto para Estudios de Política de Washington DC, demostró que, a pesar de la postura agresiva de la administración Trump, está extendido en Estados Unidos el interés en mejorar los vínculos con la isla y en poner fin al mencionado cerco.

Miembros de agrupaciones solidarias de Nueva York, Massachusetts, Washington, Minnesota, California, Michigan, Maryland, Illinois, Oklahoma, Virginia y Wisconsin reafirmaron durante el encuentro el compromiso de crear conciencia sobre el impacto de la política norteamericana.

En la declaración final del evento, aprobada este domingo, también se comprometieron a continuar la campaña de defensa de la soberanía y la autodeterminación de Cuba, y condenaron este nuevo grupo de medidas.

“Salimos de la reunión con gran energía y entusiasmo sobre los próximos pasos que estaremos dando en los meses venideros”, declaró a Prensa Latina una de las codirectoras de la NNOC, Gail Walker, quien aseguró que ni Cuba ni el movimiento solidario con la isla están solos en su lucha.

Tomado de Prensa Latina

 

moda/rm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *